17/07/2019 13:18 Hs.
INFORMACIÓN EXCLUSIVA DE LANOTICIA1.COM
Escándalo judicial: Tenía que estar preso por tentativa de homicidio y lo dejaron libre "por error"

El 28 de junio Jonathan Bedetti violó la prisión domiciliaria en San Pedro para salir a robar y lo detuvieron las víctimas de su intento de robo. Al otro día, se fue de la Comisaría caminando porque en la Fiscalía 11 nadie se percató que tenían que pedir que le revocaran el domicilio. Cuatro días después se produjo el asalto a la familia Alsogaray, y quedó como único sospechoso de haber baleado a dos de las víctimas. El caso dejó al descubierto el pésimo accionar judicial y un alarmante sistema de "puerta giratoria" en la Provincia.

A- A A+

En medio de la disputa en la provincia de Buenos Aires entre el presidente de la Suprema Corte Bonaerense, Eduardo de Lázzari, quien se enfrentó con María Eugenia Vidal tras denunciar que en la Justicia hay "causas armadas artificialmente", un insólito caso publicado en LaNoticia1.com deja al descubierto un nuevo escándalo judicial en territorio bonaerense con fiscales que no hacen bien su trabajo y favorecen a la tan cuestionada "puerta giratoria" de los delincuentes, que muchas veces desembocan en tragedias. 

El pasado 4 de julio un violento asalto a una vivienda en San Pedro terminó con Victoria Amatrian y Pedro Alsogaray baleados por un delincuente, ella se salvó de milagro tras recibir el impacto de un proyectil en su hígado. La causa por el sangriento robo a la familia del medallista olímpico Julio Alsogaray tuvo un detenido que luego fue liberado: Jonathan Bedetti. Según pudo descubrir LaNoticia1.com, antes de que se produzca el asalto, este sujeto de 27 años debería haber estado alojado en una unidad penitenciaria si no fuera por la impericia de la fiscalía que lo tuvo preso unos pocos días antes.

Bedetti ya se encontraba condenado por otra causa caratulada como tentativa de homicidio. El joven cumplía arresto domiciliario y el sábado 28 de junio, participó de otro intento de robo en una vivienda de San Pedro. En esa ocasión terminó aprehendido gracias a que los vecinos evitaron que entrara a la vivienda. En consecuencia lo corrieron, lo atraparon y lo entregaron a la policía. Inmediatamente, los uniformados lo pusieron a disposición de la Fiscalía Nº 11 que conduce Viviana Ramos y a partir de allí se desató un escándalo. 

La titular de esa UFI tiene domicilio en San Nicolás y son sus instructores los que quedan a cargo y esa semana estaba al frente Laura Bernasconi. La Fiscalía 11 no se percató que Bedetti estaba condenado por tentativa de homicidio y que cumplía con arresto domiciliario, un beneficio que debería haber sido revocado de inmediato, puesto que el imputado había violado su obligación de permanecer en su casa cumpliendo la condena impuesta y no sólo había salido de la vivienda sino que lo había hecho para robar.

En consecuencia, si la Fiscalía 11 hubiera cumplido con su deber de revisar la condición del detenido que tenía a su cargo por intento de robo, se habría percatado que tenía que solicitar de inmediato la revocación del beneficio de prisión domiciliaria para que continuara cumpliendo esa condena en una celda de una unidad penal del Servicio Penitenciario. Sin embargo, como no lo hizo, Bedetti regresó a su casa y pocos días asaltó la casa de los Alsogaray, donde baleó a dos personas y no mató a nadie por una cuestón de centímetros.  

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La fiscala Viviana Ramos quedó en el ojo de la tormenta.
Jonathan Bedetti fue detenido por la Policía.