10/05/2019 12:33 Hs.
historias en ln1
Acudió a un llamado al 911 y terminó ayudando a dar a luz a una beba en La Matanza: "Fue emocionante"

Jésica es una de las tantas mujeres de la Bonaerense que a través de un trabajo heroico y silencioso, día a día arriesgan su vida en la Provincia. Este jueves acudió a un llamado al 911 y terminó ayudando a una joven a dar a luz en González Catán. "Tuvimos muchos enfrentamientos armados y gracias a Dios siempre salí ilesa. Pero esto fue inolvidable", contó a LaNoticia1. 

A- A A+

Por Christian Thomsen Hall

Eran las 4 de la tarde de ayer jueves cuando las agentes Jésica Moreira y Melany Brezesky recibieron un alerta del 911 mientras patrullaban por el partido de La Matanza, una de las distritos más calientes del Conurbano. Las uniformadas debían concurrir a una emergencia en una precaria vivienda del populosa zona de González Catán, donde al llegar se encontraron con una joven parturienta vencida por los dolores que estaba a punto de dar a luz.   

"Cuando llegamos a la casa había nos recibió una familia numerosa y desesperados nos llevaron hasta una femenina que estaba acostada en un sillón y en pleno trabajo de parto. La chica parturienta estaba con muchos dolores, no podía moverse ni quería que la carguemos en el patrullero para llevarla al Hospital. Gritaba que no aguantaba más y por eso decidimos poner manos a la obra", recordó Jésica en declaraciones a LaNoticia1.com.

La joven agente de la Bonaerense se puso la situación al hombro y decidió tranquilizar a la familia. "Primero tratamos de calmar a la chica porque se encontraba muy nerviosa y luego intentamos transmitirle serenidad a la familia para que todo saliera bien. Rápidamente fuimos hasta el móvil, nos pusimos los guantes que siempre llevamos y cuando volvimos ya estaba empezando a asomarse la cabecita de la bebé", contó.

A partir de allí, todo sería emoción: "De a poquito la fuimos sacando a la criatura y constatamos que tenía dos vueltas del cordón umbilical sobre la cabeza. Con un elemento que le pedimos a la familia cortamos el cordón y envolvimos a la chiquita en una sabanita, para luego llevarla en brazos hacia el patrullero", relató Moreira, quien tiempo atrás ya había auxiliado en otro parto, experiencia que la ayudó a actuar con inmediatez.   

En total, el procedimiento duró cerca de 10 minutos y ni siquiera les dio tiempo de llamar a la ambulancia. Mientras la oficial llevó a la beba en brazos, la mamá, de nombre Daiana, fue cargada en la patrulla por su marido, llamado Víctor. Así, finalmente emprendieron viaje hacia el Hospital "Simplemente Evita" donde los profesionales constataron que la criatura había nacido con 3,190 kilos y que se encontraba en perfecto estado de salud.

Los médicos felicitaron a las policías y la familia de la pequeña les agradecieron el acto de amor que tuvieron con la criatura. "Fue un momento emocionante. Mientras nos dirigíamos al Hospital, la chica que dio a luz iba muy dolorida y estaba contenida por su pareja, mientras que yo cargaba a la beba que no paraba de mirarme. Fue algo hermoso", comentó Jésica sobre la chiquita que fue bautizada como Valentina Maidana.  

Jésica Moreira tiene 33 años y desde hace 7 se desempeña en el Comando Sur de González Catán. Está casada y es mamá de dos hijos varones a los que desea volver a ver cada vez que sale de su casa a trabajar. Todos los días suele patrullar la zona junto con su compañera, Melany Brezesky, de apenas 25 años. "Tuvimos muchos enfrentamientos armados y gracias a Dios siempre salimos ilesas", confió a este portal. 

Acerca de la inolvidable experiencia que le tocó vivir, Jésica comentó: "La madre de la beba quedó muy contenta con nosotras. La abuela se mostró muy agradecida y quiere que vaya a visitarla. Esta familia viven en un barrio muy humilde y dicen que anteriormente no habían tenido buenas experiencias con la Policía. Después de compartir este momento, quedaron muy contentos y fue una forma de poder acercarnos a ellos".

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Jésica tiene 33 años y se desempeña en la Bonaerense.