15/03/2019 01:37 Hs.
Entrevistas en LN1
Altamira: "El país está pasando por un verdadero sacrificio social, probablemente el peor de la historia"

El dirigente del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) y ex candidato a Presidente en varias oportunidades habló en exclusiva con Lanoticia1.com para dar su opinión sobre la situación del país, el armado de la campaña de su espacio, sus expectativas de cara a los comicios nacionales y brindar su análisis sobre el año electoral que ya está transcurriendo, el Gobierno de Macri y el intento de unidad del PJ. Fiel a su estilo, repartió palos a diestra y siniestra. "Tanto Macri como Cristina ya pactaron pagar la deuda con el FMI", sentenció, a la vez que dijo que su fuerza es la única que plantea una ruptura con el Fondo. "Esa deuda nos va a convertir en una provincia del imperio romano, que se dedica exclusivamente a pagarle tributo al imperio", vaticinó.

A- A A+

Por Emmanuel Rossi 

¿Cómo están viviendo el año electoral?

La campaña electoral ya se ha iniciado para nosotros porque hemos participado en las elecciones de Neuquén y ahora estamos en plena campaña en Río Negro. De todos modos, en el FIT estamos discutiendo en este momento el ángulo programático con el que vamos a presentarnos en las elecciones nacionales e inmediatamente junto a esa discusión, avanzar en la estructura de candidatos y distintas actividades.

 

¿Piensa postularse nuevamente?

Nosotros ya tenemos varias candidaturas lanzadas, porque somos varios partidos los que integramos el FIT. En este sentido, para poder brindar una respuesta positiva a esa pregunta, primero debemos agotar la discusión dentro del espacio, porque no sólo se trata de la candidatura presidencial sino que también son importantes un conjunto de candidaturas porque estamos peleando un crecimiento de posiciones en el Congreso Nacional, y además para nosotros la campaña es una instancia muy importante de la lucha contra el Gobierno (de Mauricio Macri) y el Fondo Monetario Internacional (FMI). 

 

¿Cuál es su mirada sobre la situación del país?

En este momento el país está pasando por un verdadero sacrificio social, probablemente el peor de la historia, en términos de caída del producto bruto industrial, en términos de desocupación, desempleo e inflación. Y estamos frente a un Gobierno que está defendiendo a rajatablas los intereses de un grupo de inversores especulativos en Argentina contra los intereses de la mayoría. Al mismo tiempo, en el campo de la oposición, vemos que están discutiendo distintos tipos de frentes -algunos se realizarán, otros no-, cuya línea estratégica es tratar de conservar el acuerdo con el FMI, con lo cual Argentina en esta campaña electoral marcha a un tremendo impasse. Estas elecciones no van a resolver nada sino que van a agravar la situación. Entonces, para el FIT es muy importante usar la campaña como factor de esclarecimiento y desarrollar una consciencia política mayor en el pueblo sobre un salida que nosotros la planteamos en los siguientes términos: El poder político del país tiene que pasar a manos de una Asamblea Constituyente Soberana con capacidad de cambiar la estructura política y social de Argentina; con capacidad de cambiar el sistema político, de cambiar radicalmente el Poder Judicial, de establecer la revocatoria de mandatos, la elección de jueces y fiscales y, al mismo tiempo, resolver la cuestión de la deuda externa que de 4 mil millones de dólares en 1976 hoy es de 400 mil millones de dólares y creciendo, lo que nos va a convertir en una provincia del imperio romano, que se dedica exclusivamente a pagarle tributo al imperio, y eso condiciona y anula cualquier posibilidad de desarrollo nacional.

 

Se desprende de estas palabras la postura del FIT con respecto a esta terminología que parece haberse puesto de moda en los últimos años en Argentina: La grieta. ¿El FIT plantea una salida a esa grieta que podría entenderse como de síntesis?

La ex Presidenta de la Nación (Cristina Fernández de Kirchner) y (Axel) Kicillof se han reunido con el FMI; me refiero a Kicillof que se ha reunido, pero Cristina Kirchner ha sacado una especie de programa donde se compromete a defender los acuerdos con el FMI, se compromete a pagar los intereses de la deuda (que son extremadamente elevados, porque son el 10% del PBI, y es un mucho más que el llamado déficits fiscal; por algún motivo de conveniencia lo separan del déficits fiscal pero es un déficits fiscal, y está en el orden de los 30 mil millones de dólares) y renegociar la cuenta capital de la deuda. De manera que con el esquema que propone Cristina Kirchner tendríamos una deuda hasta el año 2200, porque todo se refinanciaría a un determinado plazo, y sobre ellos pagaremos sistemáticamente intereses que son impagables para el pueblo argentino. Por ende, la famosa grieta es una especia de manipulación política mediante la cual ambos bandos quieren arrebatar posiciones de poder pero de ninguna manera representa una auténtica diferencia de enfoque, por lo menos en lo que tiene que ver con lo esencial. ¿Qué es lo esencial? Que Argentina se ha transformado en una Nación tributaria de fondos internacionales y del FMI. ¿Quién va a pagar el pato de este enfoque? En primer lugar quiero señalar que lo van a pagar los jubilados, porque el Gobierno insiste (y esto ya lo ha intentado hacer el kirchnerismo antes) en que la Anses va a un déficits imposible de pagar y que por lo tanto hay que aumentar la edad jubilatoria, y hay que aumentar los aportes jubilatorios. Vamos a un retroceso en materia de previsión social, y lo mismo en materia salarial. Es decir, el tributo no lo van a pagar los capitalistas de Argentina sino que lo van a pagar los trabajadores. Y agrego que la llamada "burguesía argentina" es poseedora de la mitad de esta deuda externa. Cuando Macri y Cristina de Kirchner o (Roberto) Lavagna defienden el pago de la deuda externa están defendiendo a la clase capitalista nacional, no sólo a la internacional.  Estos capistalistas tienen la mitad de la deuda externa en sus manos, por la cual cobran intereses fabulosos a los trabajadores de su propio país. Este punto quiero dejarlo perfectamente claro. Por lo tanto, poner fin a la deuda externa es una de las mayores reivindicaciones del FIT en este proceso político.

 

¿Ve viable la concreción de los que algunos opositores pretenden y que tiene que ver con armar un gran frente patriótico antimacrista con Cristina a la cabeza?

En 2011, Cristina Kirchner ganó con el 52% de los votos a nivel nacional y 54% en la Provincia de Buenos Aires. Hoy ningún índice le da arriba del 35%; es decir, lo que se presenta como una candidatura con mayor intención de votos es en realidad una candidatura en derrumbe. La misma persona que pudo reunir el 52% de los votos ha perdido 17 puntos del 2011 hasta hoy. Esto explica que Cristina Kirchner pida el socorro de Massa, de Urtubey y de Pichetto. Esa famosa unidad de la que todo el mundo habla es una expresión de que la postulación de Cristina Kirchner, aislada de todos esos grupos, no tendría ninguna chance. Por otro lado, esos grupos no quieren ningún acuerdo con Cristina porque ante el capital internacional la ex Presidenta aparece embanderada con el chavismo, con Lula, es decir, aparece embanderada con una corriente de América Latina que los grandes capitales internacionales ven mal y dicen: "Preferimos a cualquier otro antes que Cristina Kirchner". Por lo tanto, es difícil que se concrete esta alianza. Las pujas y las divisiones entre ellos son muy manifiestas. Sin embargo, el programa de Cristina dice que va a pagar todos los intereses de la deuda y va a tratar de renegociar el pago del capital. Sin embargo, éstas son palabras. Hay que ver qué grado de confianza el capital tiene sobre esto. Con este programa está de acuerdo todo el mundo: Si Macri ganara las elecciones iría a un acuerdo nuevo con el FMI en los mismos términos que Cristina Kirchner, porque acá no se trata de una posición política: Argentina no puede pagar ese capital, entonces refinanciar lo van a tener que refinanciar hasta los más malos. Es decir, éste no es un programa del kirchnerismo, es un programa de todo el mundo, sólo que no lo dicen ahora porque hay elecciones, pero el pago del capital es imposible porque ya el pago de los intereses es imposible. Entonces el frente kirchnerista se encuentra relativamente quebrado y además es un frente con los partidos que apoyaron a Macri en el Congreso durante 3 años: El de Massa, Pichetto, Urtubey, todos ellos apoyaron a Cambiemos. La ex mandataria está proponiendo un frente con los peronistas del macrismo o con los macristas del peronismo. Ésta no es ninguna salida, la población lo entiende y, por ejemplo, en Neuquén, el kirchnerismo ha retrocedido en la elección a pesar de que tenían un candidato popular.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
"Cuando Macri y Cristina o Lavagna defienden el pago de la deuda externa están defendiendo a la clase capitalista", afirmó Altamira.