10/01/2010 18:02 Hs.
Baradero: Trabajadores rurales tratados como esclavos hacinados en un campo

Fueron llevados por un contratista desde la zona de Balcarce. Vivían “en condiciones infrahumanas”, dijo el dirigente de Osprera Cecilio Salazar durante el operativo en el establecimiento Don Lucas, ubicado en la localidad rural de Portela. El "reclutador" se presentó al atardecer en la Secretaría de Trabajo. La causa se tramita en Campana y ya hay orden de captura pero el "empresario" se fue.

A- A A+

El Ministerio de Trabajo de la Provincia, junto a Uatre y Osprera –sindicato y obra social de los trabajadores rurales– desarrollaron un intenso operativo en la localidad de Portela, en el partido de Baradero, donde detectaron que 84 trabajadores golondrinas bolivianos y santiagueños estaban desde antes de fin de año hacinados en el establecimiento rural Don Lucas.

“Estaban en condiciones infrahumanas, lleno de moscas, todos amontonados. Vinieron en un camión, tapados con lonas”, señaló Cecilio Salazar, Secretario General de Osprera, desde el lugar donde se desarrollaron las inspecciones a raíz de la denuncia efectuada por Uatre luego de que constataran los hechos en el marco de un relevamiento que llevan adelante en la zona desde principios de año.
 
Son 84 trabajadores, la mayoría de origen boliviano, indocumentados, y santiagueños, que fueron llevados a un campo de la empresa Servicios Rurales Don Lucas S. A. para la recolección de papas, que estaban alojados en un galpón, “sin baño y amontonados”, según constató la inspección.
 
“Es indignante, no podían salir del campo para que no los vieran. No les pagaron, les dieron sólo unos pesos para comida. Tienen la carne colgada de una planta para que no entren las moscas y comen eso”, describió Salazar y agregó: “Ni siquiera para las fiestas los dejaron salir, para que no los vieran”.
 
Del operativo participó Gendarmería Nacional, que detuvo al encargado del establecimiento. Además, allí hubo un caso sospechoso de dengue por el que un hombre fue internado en el Hospital Lino Piñeiro de Baradero, cuyo Director de Asistencia Primaria de Salud, Dr. Julián Gómez, desestimó por considerar un “cuadro febril por intoxicación” pese a que desde el domingo pasado tienen un caso severo de esa enfermedad y a que otras ocho personas presentaron síntomas similares. El trabajador rural "esclavo" fue dado de alta y enviado nuevamente al campo, en Portela, donde la Municipalidad dispuso una campaña de vacunación luego de la denuncia por las condiciones laborales.
 
“Vamos a ver si los podemos ayudar para que vuelvan a su lugar de origen. Los ciudadanos bolivianos no tienen documentos. Son gente que andan por un lado y otro buscando trabajo”, relató Salazar. “Es lamentable y vergonzoso que tengan la gente así”, sentenció. De los 84, sólo quedan aproximadamente 40, ya que el resto se habría retirado por sus propios medios ante la falta de pago y la trascendencia que tuvo la noticia publicada por este portal la semana pasada.
 
Apareció el "reclutador"

Alrededor de las 18.00 del sábado, Miguel Oscar Di Lucca, el responsable de reclutar trabajadores en Balcarce, se presentó ante las autoridades del Ministerio de Trabajo. Dijo ser el arrendatario del campo y renoció que "toda esta cuestión se tiene que solucionar" como si se tratara de "mercancía". Llamó la atención que junto al Delegado del organismo, estuvieran también presentes autoridades municipales. (Ver informe especial)

La causa ya está en manos del Juzgado Federal de Campana bajo la acusación de "trata de personas". El pedido de captura para el acusado llegó tarde. Cuando la Gendarmería fue a buscarlo ya había abandonado la ciudad.