14/12/2009 10:54 Hs.
Castelli: Evasión impositivas en turismo rural

La Agencia de Recaudaciones de Buenos Aires detectó deudas impositivas en emprendimientos turísticos rurales. El más llamativo es un Castillo del siglo XIX que vale más de $ 600.000 y debe $ 84.732 de impuestos.

A- A A+

Durante un operativo realizado en Estancias de Turismo Rural, la Agencia de Recaudación de Buenos Aires (ARBA) descubrió que todos los emprendimientos controlados tenían deudas impositivas, es decir, incumplían en el pago de impuestos Inmobiliario e Ingresos Brutos.
Al mismo tiempo, el establecimiento que más llama la atención es un castillo del siglo XIX, ubicado en el partido de Castelli y con un valor fiscal mayor a 600.000 pesos y una deuda de 84.732 pesos. El sitio cuenta con piscina, salas de música, museo, biblioteca, además de los servicios de cabalgatas, miradores de aves y paseos en carruaje.
A su vez, en el operativo realizado por ARBA también se comprobó la existencia de emprendimientos comerciales no declarados en Ingresos Brutos,  y más de 3.600 metros cuadrados de construcciones sin acreditar ante el fisco. Gracias al empleo de imágenes satelitales se pudo constatar la construcción de nuevas edificaciones, que pese a estar en la obligación de ser declaradas, no se habían realizado las notificaciones pertinentes.
Los lugares controlados por el equipo de inspectores de ARBA también fueron Dolores, Monte Y Exaltación de la Cruz, donde se verificaron emprendimientos que pese a su expansión y crecimiento no tenían los impuestos al día.
De acuerdo a las declaraciones del director ejecutivo del organismo, Martin Di Bella, el gobernador Daniel Scioli ha pedido trasladar justicia y equidad al sistema de recaudación y por ello se profundizarán los controles donde se han encontrado importantes incumplimientos fiscales.
Desde los tiempos de Montoya no se habían realizados operativos tan trascendentes. El turismo es uno de los nichos de evasión más importantes por la imposibilidad de los agentes de controlar su operatoria. La mayoría declara pocos turistas cuando sus establecimientos están colmados. Hay que tener encuenta que ARBA toma como base las valuaciones fiscales y no el valor de mercado que tiene por ejemplo, el castillo inspeccionado que sólo por su valor histórico ni siquiera puede cotizar en las inmobiliarias.