07/12/2009 16:35 Hs.
EL oficialismo de Ituzaingó pelea por seguir con la mayoría

La oposición en el Concejo Deliberante se debate entre arrancarle el poder al oficialismo o mantener el status quo. El oficialismo seduce a peronistas disidentes para no perder la presidencia del HCD.

A- A A+





El debate comenzó la semana pasada, cuando los legisladores del distrito se reunieron para acordar los aspectos generales de la ceremonia de asunción de los nuevos concejales. A pesar de que no era el tema de reunión, se pretendió un acercamiento de posiciones sobre la presidencia del deliberativo local, las comisiones y el reglamento interno; pero fue en vano.


El oficialismo habría intentado que en la sesión preparatoria, la discusión se divida y logren acordar quién conducirá el cuerpo legislativo durante el próximo período. Pero la oposición se negó a dividir el asunto y planea discutir todos los temas el mismo día. El interbloque Coalición Cívica –el más numeroso de la oposición– pretende quitar de la conducción del Concejo al oficialismo, aunque parece estar dispuesto a negociar sobre las autoridades con el resto de las fuerzas.


“La posición de nuestro bloque es que el oficialismo pierda todo control en el Concejo porque nunca consiguió cumplir con lo mínimo indispensable. Siempre hizo uso y abuso del reglamento, siempre negaron información. Por ejemplo: recién hace 20 días nos dieron los boletines oficiales de noviembre del año pasado”, dijo Ricardo Vallarino, de Nuevo Gobierno-Coalición Cívica. Desde Unión Pro aseguraron que no se unirán al Frente Para la Victoria, pero dudaron en cuanto a sacarle la conducción del HCD al descalcismo y acusaron a Nuevo Encuentro (NE) de favorecer a que el oficialismo conserve su lugar. Los concejales por NE sostuvieron que no ven viable que la oposición se quede con la presidencia y acusaron a Unión Pro de votar a favor del bloque de concejales de Descalzo.

El oficialismo se quedará con ocho ediles mientras que la oposición en total tendrá 12, un problema para el Intendente, que luego de 14 años queda sin mayoría. La oposición quedaría conformada de la siguiente manera: el interbloque de la Coalición Cívica (CC) quedará con cinco ediles; el peronismo disidente (en distintos bloques sumará cinco), y Nuevo Encuentro tendrá dos. Los concejales de la CC llegaron a un acuerdo e intentarán cambiar el reglamento interno del Concejo, e impedir que el oficialismo ocupe cargos directivos dentro del cuerpo. Para ello, deben acordar con el resto de la oposición, que se encuentra disgregada. 

El virtual bloque del peronismo disidente está disgregado. Néstor Calvo, edil del uni-bloque Pro, votó siempre junto al oficialismo. Luis Sosa, de la Corriente Peronista Bonaerense, comandada por Rubén Ledesma (titular del gremio de empleados de comercio), estaría a punto de volver al bloque del Frente Para la Victoria. Esta semana Sosa estará acompañado por otro edil en su bloque, y de concretarse el pase al FPV, serían dos concejales los que dejarían la oposición. Mientras tanto, el edil Walter Elías, referente de Felipe Solá en la provincia, seguirá fuera del oficialismo. Su bloque también tendrá otro concejal después del 10 de diciembre, pero no aseguró que apoye la medida de quitarle poder al descalcismo.


 “Por lo que sé (el concejal electo por Nuevo Encuentro, Sebastián)  Sanguinetti estaría apoyando al oficialismo para que tenga la presidencia. A partir de ahí, no vislumbro la posibilidad de que haya algún cambio”, dijo Elías, y agregó: “Con la postura de Sanguinetti ya está todo cocinado y yo no doy peleas que no pueda ganar”.

Por su parte, Sanguinetti anticipó que su bloque no recibió ningún tipo de propuesta. Dijo que esperan que la iniciativa la tomen los bloques mayoritarios, y respecto del cambio de autoridades, indicó que “no lo veo viable, ellos tienen cuatro bloques. Entre todos los peronistas suman 13 concejales, la sensación que tengo es que esos grupos se van a unir y propondrán un candidato común”.

 

 

Hoy habrá otra reunión de presidentes de bloque para seguir las negociaciones y avanzar sobre los detalles del acto de asunción de los nuevos ediles, que aún no tiene hora ni fecha. Una de las ideas de la oposición es turnarse la presidencia del Concejo, dos años cada sector mayoritario. Así, Vallarino y Elías quedarían muy cerca de conducir el HCD. Para ello será necesario convencer a Sosa de no irse al oficialismo y a Sanguinetti de no abstenerse. 

 

 

En el caso en que Sosa pase de anti K a kirchnerista nuevamente, el concejo quedaría empatado 10 a 10. Pero como la sesión donde se deciden autoridades debe estar presidida por el concejal de más edad, el doble voto de la presidencia quedaría en manos de Roberto Garat, de Coalición Cívica-ARI.  Si a Sosa lo secunda Calvo o Sanguinetti, el oficialismo se quedará nuevamente con la presidencia del deliberativo.

 

 

Las comisiones son otro tema, ya que en el período que comienza, el bloque que responde al Ejecutivo no tendrá los ediles suficientes para ser mayoría en los grupos de trabajo parlamentario. Por este motivo, el oficialismo deberá ceder, cuanto menos, la presidencia en varias comisiones.