17/10/2019 15:51 Hs.
Entrevista - Analista político Enrique Zuleta Puceiro
Enrique Zuleta Puceiro: "Si vuelve el kirchnerismo va a ser sometido a prueba ya desde el 28 de octubre"

El analista político Enrique Zuleta Puceiro, a cargo de la consultora OPSM, coincide en que la elección está definida y "en la cabeza de la gente está el futuro". "No va a haber luna de miel, puede ser incluso que Alberto Fernández tenga menos crédito que otros presidentes", dijo sobre un eventual gobierno del Frente de Todos. La gran electora, Cristina Kirchner: "La que ganó la elección es Cristina. Las figuras que eligió Fernández y Axel Kicillof jamás nadie acusó de corrupción ni de ninguna otra cosa".

A- A A+

Por Walter Albarracín

- En esta elección PASO se definió el resultado electoral pero no se definió nada a la vez, parece estar todos pensando más en el futuro del PRO, del Peronismo, ¿quisiera un análisis suyo sobre este contexto?

- La elección presidencial está prácticamente definida, el primer debate sirvió para establecer claramente esa distancia. En una semana, Fernández va a ser el presidente electo y Mauricio Macri va a ser el expresidente en términos reales. Nadie hoy en la Argentina está apostando nada a un cambio. Ni los mercados, ni los trabajadores, ni los empresarios, nadie considera que esté una moneda en el aire.

Sí hay varios aspectos muy importantes que están en juego, minuto a minuto. El primero de ellos es la diferencia que separe al Frente de Todos (FDT) de Juntos por el Cambios (JXC). Esa diferencia de 15 puntos fue en muchos sentidos, exagerada, que llamó la atención y que tuvo que ver muchísimo con dificultades graves en la coalición.

Aparte del rechazo a la política económica, es que el radicalismo no acompañó en varios distritos importantes en las PASO. Y de eso hay tres o cuatro puntos, que van desde los 10 que se estimaba a los 15, que se producen en la provincia de Buenos Aires, en Córdoba, en Mendoza, en Corrientes, en lugares donde había una buena performance de Cambiemos y que de una manera casi previsible, porque estábamos ante una campaña no territorial sino de Whatsapp, hizo que el radicalismo no acompañara.

 

En este tramo, ahora el analista puntualiza qué es lo que busca el presidente en estos últimos días de campaña.

- Lo que está haciendo Macri ahora, el primer objetivo, es mejorar la distancia. Es hacer lo que nunca hizo que es ir a 30 ciudades. El diseño de esas ciudades está claramente vinculado a los lugares donde el voto estuvo por debajo que indicaban los registros anteriores. Y sobre todo la fuerza de la coalición, no del PRO que no tiene, pero si del la UCR.

El segundo es mejorar la representación parlamentaria. Si el voto fuera el de las PASO lograría 122 bancas el futuro oficialismo y si le sumamos las 7 bancas de Santiago del Estero, ya tiene quórum propio. Y si se suman otras bancas libres, estaríamos ante una fuerza política que además de tener la presidencia y el apoyo de más del 50% de los votantes, tendría quórum propio en Diputados. Me parece que es lo que está disputando hoy Cambiemos, que no se produzca esa hegemonía de poder Legislativo y Ejecutivo.

En tercer lugar, se está sustanciando el liderazgo del futuro. Si el presidente se retirara del poder de mala manera, psico-físicamente disminuido sin respuesta para nada, podría tener la suerte que corrió Fernando De La Rúa en su momento, con muchas dificultades para seguir encabezando la oposición.

Macri ya es rechazado en todas sus políticas, no solo en las económicas, y difícilmente podría ser un líder de oposición con ese fracaso. Seguramente entraría la coalición en discusión, se desarmaría e impediría que la gente que ha estado más cerca de Macri tenga alguna chance de la recomposición futura de la oposición.

Lo que está tratando Macri es salir como han salido otros presidentes, el ejemplo que tiene seguramente es el de Sebastián Piñera, de Chile. Fue rechazado en la reeelección pero la salida fue muy potente, con mucha convicción, calidad y aporte institucional, lo que le permitió que después de Michelle Bachelet, la gente lo fuera a buscar de nuevo. Tener el 32% basta y sobra para gobernar y país, y eso es lo que tiene Macri. Eso es lo que se está jugando estos días y por eso el tipo de campaña. Prefiere trabajar en esas 30 ciudades y la coalición y no tratar de gobernar algo que ya no gobierna porque la sociedad misma considera que la elección ha terminado. No es la elección presidencial la que está en la cabeza de la gente sino el país que viene.

 

- En la provincia, pegar la figura de Vidal a la de Macri le dio rédito a la oposición desde lo retórico y desde los hechos

- Eso lo perjudicó a Macri. La mitad de la diferencia que le sacó el FDT se la sacó en la provincia. La provincia operó como un ancla. Vidal derrumbó a Macri, no solo no le agregó nada sino que además, si hubiera separado la elección, hubiera ganado la provincia en momento que no habia ni siquiera candidatura, no se había unido al peronismo, tenía todas las condiciones.

En ese momento esa decisión de acompañar a Macri no solo le hizo perder la elección a ella sino también la elección nacional a Macri. En eso hubo pésimo análisis, lo sabía todo el mundo, todos los análisis coincidían en la conveniencia.

La decisión de juntar todo y jugar una sola carta hizo que se perdiera todo, fue una decisión muy costosa, y esa es una responsabilidad política de Vidal y no de Macri.

 

- ¿Cómo se explica a la figura de Axel Kicillof, que haya sumado absolutamente todos los votos de Cristina? ¿De quién es la virtud?

Es virtud de Cristina y de Kicillof y virtud del peronismo que se unió y de muchísimos líderes que bajaron sus pretensiones y aceptaron acompañar. La que ganó la elección es Cristina que pudo imponer un candidato a presidente y otro a gobernador de la provincia.

Las figuras que eligió jamás nadie acusó de corrupción ni de ninguna otra cosa, son gente que salieron del gobierno bien conceptuados, a pesar de las dificultades que tuvieron sobre todo Kicillof que le tocó administrar ni más ni menos que el final del kirchnerismo.

Decían cosas y manejaban agendas de unidad y les era fácil la transversalidad, no eran dirigentes tradicionales ni jefes de tribus. Eran gente que venían del mundo técnico, con gran experiencia del gobierno en el caso de Fernández y con equipos propios como Kicillof que se van a ver ahora en el gobierno. Gran parte del área económica, ya estuvo con él. 

Cumplía el rol y quien decidió que fuera él no fue Kicillof sino Cristina Kirchner que reveló que en esa puja entre Macri y Cristina que lleva ya 8 ó 10 años, ella ganó por demolición, con mucha superioridad estratégica  y capacidad para remontar situaciones imposibles de desventaja y convertirlas en la situación actual.

 

- Concretamente, ¿la diferencia que están marcando las encuestas cuáles son a nivel nacional y provincial?

Todas las encuestas están alrededor de 50% a 53 % para FDT. Nosotros estamos con 52% y después puede ser 30 ó 33 de JXC. No he visto nada que varíe mucho la diferencia de las PASO, en todo caso, la incrementa.

Toda va a depender de este último ejercicio de campaña de Macri le permita en esas provincias recuperar el voto. Si la gente siente que, más allá del fracaso, significa una posibilidad de oposición seria, lo va a apoyar, y no va a perder el voto en ejercicios diferentes como votar a Espert, Gómez Centurión o incluso Lavagna.

Seis de cada 10 votantes de Lavagna si no estuviera él, votarían a Fernández. Esos cuatro que no votarían a Fernández, tienen como segunda opición a Macri, eso es lo que está buscando. Necesita un 4 ó 5% para disminuir esa distancia para varias cosas: reconstruir la coalición, mejorar la representación parlamentaria, y mejorar el papel de liderazgo de la oposición.

 

- ¿Imagina que va a ver luna de miel en un eventual gobierno de Fernández en los primeros días dadas las circunstancias del país?

No, si vuelve el gobierno del kirchnerismo va a ser sometido a una prueba ya desde antes, desde el 28 de octubre va a estar prueba. No va a haber ningún cheque en blanco. No creo que tenga políticas de shock, y si las tiene, son más bien para hacer políticas peronistas lo cual va a hacer que automáticamente se le ponga en frente el otro 50% en contra.

Puede ser incluso que tenga menos crédito incluso que otros presidentes ya que no hay factor de novedad, toda la gente que llega tiene por lo menos 20 años de experiencia en distintos gobiernos, han sido ministros, secretarios y subsecretarios.

No hay nadie que llegue a ver dónde están los botones, todos conocen los botones, saben qué es lo que hay que apretar y si no los aprietan van a recibir el castigo de una opinión pública que está muy indignada con lo que ha pasado.

Nadie cree que esto ha sido positivo, cree que la polarización ha sido un error. La polarización es a la política lo que la inflación es a la economía. Es un país diverso, plural, que termina eligiendo entre dos opciones que representan algo que ya han gobernado, y que han gobernado mal. A todo el mundo le hubiera gustado una renovación con una propuesta superadora. Tiene un sabor amargo esta victoria, seguramente.

 

  • Ficha Técnica:
  • Enrique Zuleta Puceiro preside la consultora OPSM. Profesor Titular Ordinario de las cátedras de Teoría General del Derecho y de Sociología en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA). Es miembro del Consejo Directivo de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la UBA, en representacion del claustro de profesores. Ha publicado cinco libros y mas de cien monografías y estudios en temas de su especialidad. Entre 1987 y 1989 fue Subsecretario de Asuntos Institucionales del Ministerio del Interior.
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.