14/12/2018 14:28 Hs.
Escándalo en Arrecifes: Aseguran que el Intendente "cobró por pata de lana" y "usó a un discapacitado" para tapar la polémica

El jefe comunal de Cambiemos apareció con un ojo en compota y desde la Comuna sostienen que se debió a la agresión de un joven discapacitado que había ido a pedirle trabajo. Pero en diálogo con LaNoticia1, el muchacho desmintió que haya sido él quien le provocó esa lesión: "Me usaron para tapar su cagadita". El pueblo ardió en comentarios y aseguran que Olaeta quiso simular las consecuencias de una pelea con la pareja de la mujer con la que vive un romance. 

A- A A+

"Se comió una ñapi por hacerse el galán y quiso vender fruta podrida. Además metió a un pibe que nada que ver para tapar. Eso es de cagón. Avísenle que se olvidó los huevos", escribió Agustín Benítez. "Utilizan a un pibe discapacitado para ocultar que al impresentable intendente lo golpeó el marido de la mujer con la que está saliendo", agregó Alejandro Erroiz. Así describían ayer los vecinos de Arrecifes lo sucedido con Olaeta.

Parece una telenovela pero ocurrió en la vida real. Mientras la ciudad se recuperaba de los anegamientos por las intensas lluvias, el gobierno estaba ocupado solucionando cuestiones de la vida privada del jefe comunal. De acuerdo a lo que pudo saber LaNoticia1, el Intendente de Cambiemos quedó envuelto en escándalo que dejó al descubierto el dudoso accionar de la Policía y el supuesto encubrimiento por parte de la Justicia.

Todo comenzó con la publicación en redes sociales de una foto donde Olaeta aparece con los ojos morados, junto a un joven discapacitado llamado Fernando Olmos. La aparición pública del Intendente con su rostro golpeado sorprendió a todos los vecinos y de inmediato, desde la Comuna se encargaron de "aclarar" la situación, al señalar al muchacho como el responsable de que el alcalde de origen radical luzca su rostro lesionado.

La versión que dejó trascender la Municipalidad a los medios locales decía que "el lunes por la mañana, Olmos se acercó a dialogar con Olaeta para pedirle trabajo" y luego de cruzar algunas palabras "reaccionó golpeando al mandatario local en la cara". Según el Gobierno, "el Intendente no radicó la denuncia y éste miércoles recibió al muchacho aceptando sus disculpas", alegando también que el joven reconoció que tuvo un "mal día". 

Sin embargo, luego de esta sorpresiva publicación, todo comenzó a cambiar. Casi como si fuera parte de la presentación de una serie de Netflix, la historia fue mutando hacia una realidad inesperada, la que le quitó el velo al escándalo que se teje desde hace meses entre los arrecifeños. Es que según cuentan en la Comuna, nada de lo explicado oficialmente fue verdad y solamente se trató de una maniobra para tapar el hecho original. 

Luego de los esfuerzos por parte del Gobierno por instalar esa versión, en las últimas horas salió a la luz otro enfoque de la historia que dista mucho de la original. Es que el propio involucrado se encargó de aclarar la situación en Facebook. "Quiero desmentir que yo le fui a pedir trabajo porque no fue así", escribió Olmos, quien también negó que Olaeta lo haya ayudado con sus operaciones como había trascendido.

La sorpresa llegó cuando en el pueblo comenzó a rumorearse un violento episodio que habría involucrado al jefe comunal de Cambiemos, a quien bautizaron como el "picaflor" de Arrecifes. Los trascendidos fueron tomando fuerza en las últimas horas cuando el propio Olmos explicó por qué se fotografió con Olaeta: "Creía que las fotos eran para que la gente deje de hablar. Pero no fue así, era para tapar su cagadita", disparó.

A lo que se refierió el joven es a la versión de la que se habla en Arrecifes y que fue ratificada por los vecinos en decenas de comentarios de las redes sociales. "El pueblo es chico y sabemos todo", escribió una mujer en la noticia que dieron a conocer los medios locales sobre un supuesto "incidente de violencia de género" que ocupó la tapa de todos los diarios de la ciudad, dejando un enorme manto de sospecha sobre el hecho.

La noticia publicada este martes en los diarios locales hablaba de "un joven que encontró a su expareja cuando otro masculino la estaba llevando a su casa en un auto, en el barrio Madres Solteras". El incidente pasó a mayores cuando éste tomó a golpes a la chica y al hombre que la acompañaba, y luego efectuó varios disparos al aire con un arma", describieron sin brindar las identidades por tratarse de "un hecho privado".

Lo cierto es que en un municipio pequeño donde todos se conocen, las aclaraciones sobre el hecho no tardaron en llegar. "Me indigna tanta hipocresía. ¿Por qué no mencionan la verdad? Se trata del Intendente, una chica y su marido", señaló Claudia Contreras, una de las tantas usuarias de Facebook que coincidieron en esta versión de la historia, basada en el relato de los testigos que aseguran haber visto envuelto a Javier Olaeta.

"Vergüenza. Se comió una ñapi por hacerse el galán y quiso vender fruta podrida. Además metió a un pibe que nada que ver para tapar. Eso es de cagón. Avísenle que se olvidó los huevos", escribió Agustín Benítez sobre la nota publicada en el portal Radio News de Arrecifes. "Utilizan a un pibe discapacitado para ocultar que al impresentable intendente lo golpeó el marido de la mujer con la que está saliendo", agregó Alejandro Erroiz. 

Lo grave de la situación es que ahora los vecinos sospechan del accionar de la Policía, que en su informe sobre el incidente prefirió no brindar las identidades de los involucrados por tratarse de un episodio "de carácter privado".  "Es una vergüenza que el Intendente esté involucrado en una cosa así, apañado también por las máximas autoridades policiales", expresó Lajohi Basualdo en el muro de Arrecifes Noticias. 

El joven que la Municipalidad se encargó de señalar por la supuesta agresión al Intendente y posteriormente pedirle disculpas, eligió a LaNoticia1.com para salir a hablar. "Quiero limpiar mi nombre y explicar lo que pasó", comenzó diciendo el joven músico, quien confesó que el lunes se había acercado al Intendente tras una chicana que había recibido por parte de uno de sus funcionarios tras el clásico entre River y Boca.

"Yo había trabajado en la Municipalidad pero renuncié porque me mandaban a la calle a cobrar estacionamiento y la gente se enojaba mucho conmigo", contó Fernando confeso hincha del "Millonario", quien apuntó al Secretario de Gobierno, Sergio "Vasco" Aldazábal, fanático "Xeneize": "El domingo me vió y me dijo: 'Te quiero ver mañana si pierde River'". Fue así como el lunes, Olmos se presentó en la municipalidad. 

Según la versión del joven, que sufrió un accidente y padece una discapacidad, el "Vasco" Aldazábal lo hizo pasar a ver a Olaeta, quien "también es hincha de Boca". "Ellos se pensaron que los fui a cargar, pero había ido por pedido de ellos. El Intendente me vió, me quiso hacer una broma y me sacó la gorra que tenía puesta", recordó Olmos quien aseguró: "No me gustó que se rían de mi y les pedí que no me jodan, que no me forreen". 

El momento más tenso de ese encuentro fue cuando Fernando confesó: "Me calenté y le pegué una patada al Intendente. En ese momento el 'Vasco' me sacó de ahí y me dijo: 'Sos loco Fer, ¿cómo le vas a pegar al Intendente?". Todo empeoró cuando Olmos aseguró que Olaeta salió furioso de su oficina y le dijo: "Vos sos un loquito enfermo". "Cuando me dijo así, yo reaccioné y le pegué una piña en el pómulo izquierdo", completó. 

"Lo llamativo es que ese mismo lunes por la tarde me muestran una foto del Intendente con el ojo izquierdo hinchado. Y este miércoles cuando fui al municipio para pedirle disculpas, tenía negro el ojo derecho", señaló Fernando, quien se preguntó: "¿Cómo puede ser que el lunes tenía el ojo izquierdo hinchado y el miércoles tenía el ojo derecho en compota?". "Ese golpe claramente no fue el mío y ya todos saben de quién fue", agregó. 

     

De esta manera, Olmos reconoció que estuvo mal y que el Intendente le aceptó sus disculpas, pero descartó que la lesión que Olaeta presenta en su ojo derecho haya sido producto de su trompada. "En las noticias del incidente de violencia de género, muchos vecinos salieron a comentar por Facebook qué fue lo que realmente había pasado. Yo me saqué la foto con él, pero de ninguna manera le dejé así el ojo", remarcó el artista. 

Olmos también manifestó que luego de estas declaraciones, teme por alguna represalia por parte de la Comuna. "Tengo miedo de que me manden a alguien o me pase algo", disparó el muchacho, que al finalizar sus declaraciones dejó un contundente mensaje. "Si a mí o a mi familia nos pasa algo, yo hago responsable al Intendente". El escándalo, por ahora sin grandes repercusiones en los medios locales, promete continuar.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Con el ojo en compota: Un escándalo envuelve a Olaeta.

Funcionarios relacionados

Intendente
2° Sección, Arrecifes