29/06/2010 12:51 Hs.
Militantes de la UOCRA dicen que fueron a "pasarle una factura" a Solá

Mientras el Jefe de Gabinete Aníbal Fernández salió a desmentir el vínculo de los manifestantes con el kirchnerismo, desde la sede sindical de San Nicolás sostuvieron que fueron "porque el peronismo tiene estas cosas". Un video muestra el accionar de los militantes de UOCRA y el discurso de Solá.

A- A A+

El acto de lanzamiento de la candidatura de Felipe Solá de cara a las elecciones del 2011 estaba previsto para ayer a las 16.00 en San Nicolás, en las instalaciones del gimnasio de un club local. Sin embargo, cuando Solá llegó acompañado por sus militantes, se encontró con unos 200 representantes de la UOCRA de San Nicolás, San Pedro y Zárate que le impidieron realizar allí el evento.

A pesar de las insistencias de Solá para que lo dejaran realizar el acto, los militantes de la UOCRA se negaron a abandonar el lugar. El dirigente, que hace un año ganaba junto a Mauricio Macri y Francisco De Narváez las elecciones provinciales, comenzó a deambular por las calles de San Nicolás, acompañado por sus seguidores, hasta encontrar dónde realizar el acto. Finalmente, en el balcón del Hotel Plaza, Solá pudo lanzar su candidatura presidencial, tal como lo muestra el video adjunto.

En diálogo con Radio 10, el Secretario General de la UOCRA San Nicolás, Carlos Romero, manifestó que la presencia de los militantes en el gimnasio fue para "pasarle una factura a Solá", a quien le reprochan "por qué no formó una comisión cuando Techint dejó a tantos compañeros en la calle". Romero justificó el accionar sosteniendo que "el peronismo tiene estas cosas"

Aníbal Fernández, Jefe de Gabinete nacional, salió hoy a desmentir el vínculo de los representantes de UOCRA con el kirchnerismo, y aprovechó para repudiar el acto: "Esas formas no las comparto bajo ningún punto de vista. No me gusta que me lo hagan y no me gustaría hacerlo".

Ayer, Solá había apuntado directamente contra Néstor Kirchner y el Ministro Julio De Vido. Hoy manifestó, además, que le pidió seguridad al Ministro Ricardo Casal y el Jefe de la Bonaerense, Paggi, y que sólo le enviaron 7 policías.