03/06/2019 18:47 Hs.
#CaminoElecciones
Pablo Romá: "La idea del cambio pegó mucho en 2015 pero hoy el gobierno, de cambio, no tiene casi nada"

Es sociólogo egresado de la Universidad de La Plata, forma parte de la consultora Circuitos y es docente en la Facultad de Ciencias Sociales (UBA). En diálogo con LaNoticia1.com analizó el impacto de las últimas elecciones en varias provincias en el orden nacional. También el nuevo rol de Sergio Massa. "La presión del Frente Renovador es más por abajo, que por arriba", sostiene. La figura de Mauricio Macri y la elección bonaerense. "Hay un peso de Macri sobre Vidal", remarca. 

A- A A+

Por Walter Albarracín

En las tres elecciones de este fin de semana se cumple la tendencia donde ganan los oficialismos y donde la oposición no logra imponer sus candidatos. ¿Como analizás estos últimos procesos?

Las dos fuerzas nacionales le ha costado mucho en las elecciones provinciales y en San Juan con esa unidad del peronismo ha logrado de alguna manera influir un poco en la tendencia nacional respecto a la necesidad de la unidad. Como tendencia general, más allá de los casos particulares, a Cambiemos y las distintas expresiones provinciales de ese espacio le ha costado mucho tener un volumen electoral competitivo que también le permita influir a nivel nacional.

Sergio Uñac ha llamado a una PASO de varios dirigentes en un gran frente opositor, ¿creés que es posible a tan pocos días del cierre de alianzas?

Hay que ver cómo se van desenvolviendo las distintas alianzas y discusiones. Es una herramienta posible la PASO nacional si sirve en el sentido de fortalecer ese espacio opositor. Igualmente de los candidatos que están dando vueltas, Urtubey, Lavagna, Scioli, no se si todos van a poder formar parte de esa interna. No diría lo mismo en el caso de Massa. Es uno de los pocos peronistas que está por afuera del "Frente patriótico" o "Unidad ciudadana" que tiene votos propios. Me da la sensación de que el llamado a una PASO del PJ y de los gobernadores tiene como objetivo unificar y poner a todos los candidatos que tienen intenciones de ser presidente a discutir por adentro y no por afuera.

A Massa la facultad que le dio su partido de conformar un frente amplio, ¿le suma, le resta o lo mantiene igual en votos?

No hicimos ninguna medición posteriormente a eso todavía. Massa en la medida que fue tomando un posicionamiento más opositor, ha ido creciendo a nivel nacional y ha subido hasta el 14% de intención de votos. Lo pone como una figura importante para la consttución de un frente. En la unidad, suma.

La otra cuestión es que hay que ver cómo se ordena el escenario no solo en la boleta a presidente sino también en los distintos cuerpos de la boleta. Más allá de la candidatura presiencial, hay que estructurar otros espacios y en ese sentido al Frente Renovador le está costando sobre todo encontrar un candidato a gobernador que pueda sumarle más votos para ser competitivo, en el caso que vaya por afuera. La unidad puede ser un elemento a favor

También tiene que ver con los intendentes del Frente Renovador. Tienen la necesidad de sumar votos y no ir solos.

La presión es más por abajo, que por arriba. Hay un reclamo que tiene que ver con eso. Hay muchos intendentes que para mantener sus espacios necesitan ampliar las coaliciones y en esa ampliación que eso se plantee por arriba, en términos de la estrategia nacional.

Se anunció la fórmula Kicillof - Magario, con el apoyo de los intendentes, y otra vez, como pasó con Vidal, un candidato salta de la Ciudad de Buenos Aires a la provincia. ¿Cómo analizás esa fórmula?

Desde la democracia para acá casi todos los candidatos a gobernador por el peronismo no han llegado directamente de la provincia: El caso de Duhalde desde la vicepresidencia, el de Ruckauf, por afuera, el de Scioli, de la vicepresidencia. Hay una tensión en el PJ de la provincia en el sentido que es difícil que una figura que tiene un peso muy paritario puedan dirimir una figura que los representa a todos. La tensión siempre se ha resuelto por arriba y este caso no es la excepción. También lo fue el caso de Vidal.

Lo que veníamos viendo es que Axel Kicillof es quien fideliza un mayor porcentaje del voto de Cristina Kirchner.

Sobre la gobernadora María Eugenia Vidal, ¿cree que va a haber un corte de boleta aunque es muy dificil de medir como ya han dicho analistas a LaNoticia1.com? ¿Creés que va a existir ese corte, hay diferencia de imagen entre Macri y Vidal? La arrastró un poco la crisis a su figura.

María Eugenia Vidal es de las mejores figuras en la provincia de Buenos Aires, en términos de imagen y tiene un nivel de aceptación muy alto para la coyuntura política, tiene una intención de voto del 40% y Macri tiene alrededor del 28/29.

Nosotros hicimos una pregunta con la "fórmula" de gobernador y presidente y lo que vemos es que esa fórmula significa alrededor del 33 a 34 es decir Vidal pierde caudal y Macri gana. Y Cristina con Kicillof -no estaba anunciada la fórmula Fernández - Fernández cuando hicieron el sondeo- llegaban casi al 36%.

Eso es un elemento a seguir estudiando y observando porque obviamente hay un peso de Macri sobre Vidal. Hay que ver entre ese 40 y ese 28/29 dónde se ubica el porcentaje en la elección luego de la campaña.

En base a las medidas económicas y que no haya otro salto al dólar, hay optimismo en Cambiemos aunque también tiene sus ruidos internos a nivel nacional. ¿Creés que es así?

La variable económica es muy importante para el gobierno y la oposición y la gente necesita cierta estabilidad. La situación es muy complicada. Las medidas llegan un poco a destiempo, porque el humor de la gente ya es malo, hay que ver cómo impacta en términos electorales.

En cuanto a las tensiones internas, el gobierno lleva un desgaste y todo desgaste siempre genera rispidices, tensión y discusiones, hoy esas discursiones para la opinión pública llegan de la forma en la cual hay un cuestionamiento al presidente y a su candidatura. Pero creo que va a quedar ahí y no hay posibilidades de que eso se modifique, al menos hasta ahora. Implica un cambio muy brusco respecto a que él lidera el proyecto, y si ese cambio sucediera Cambiemos tendría que explicar por qué el presidente no puede reelegir o no es la figura más competitiva para una reelección por lo cual le generaría un problema político casi en el inicio de la campaña electoral.

La discusión en la campaña en términos discursivos, ¿cómo va a ser?: Cambiemos va a seguir con el discurso del cambio, y la oposición con 'volvemos pero mejores' y a su vez Cambiemos acusándolos del pasado.

En Merlo la fórmula Fernández - Fernández dejaron planteado cómo va a ser el discurso: 'Sabemos cómo salir de esta situación'. Y el otro elemento va a ser la situación económica.

De parte del gobierno tiene un problema en cómo va a organizar su discurso porque esta idea del cambio que pegó mucho en 2015, hoy, de cambio no tiene casi nada. Cuando el presidente dice cuál es el horizonte, dice este el camino. Hoy no hay posibilidades de cambio, de transformación, sino más bien de profundización de una situación que es vista por la mayoría de una manera negativa. El otro elemento que el gobierno va a hacer mucho hincapié es la obra pública y hay que ver cómo impacta en el electorado.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.