23/12/2009 07:36 Hs.
Pelea por los despachos en Pilar

El ex jefe oficialista le cedió el más grande al macrista Crinitti. A Trindade lo castigaron dejándolo en "la pecera". Noemí Barrio, que había quedado sin oficina, se quejó y la acomodaron en un pasillo.

A- A A+

Tras la renovación del Concejo Deliberante pilarense, el reparto de los despachos fue protagonista del legislativo en los últimos días, que transcurrieron entre reubicaciones y algunas quejas. Además, Carmen Rodríguez de Zúccaro -en licencia como Secretaria de Educación, Cultura e Integración y nueva Concejal- le "lavó la cara" al edificio de Víctor Vergani. Las renovaciones incluyeron maceteros en la vereda, pintura nueva, algunas plantas en los despachos oficialistas, Wi-Fi en el edificio y nuevos carteles en puertas y ventanas que indican cuáles son las oficinas que responden a la gestión de su esposo.

Respecto del peleado reparto de oficinas, el oficialismo salió perdiendo al quedarse con tres de las cuatro que tenían. El macrismo se quedó con el codiciado despacho más amplio, que perteneció por seis años al ex Presidente del bloque oficialista, Carlos Olivera. Marcelo Crinitti y Rosa Baiz son los flamantes nuevos ocupantes.

En su momento, la oposición la había pasado mal, quedándose sin despachos. Cuando Crittini y el denarvaísta Diego Ranieli se separaron, el representante del Jefe de Gobierno porteño deambuló durante meses sin oficina dentro del Concejo Deliberante. Finalmente, la que era ocupada por Luis Patti hijo, fue dividida por un acrílico. Hoy, ese despacho quedó para Gustavo Trindade del Peronismo Federal y su grupo.

La jefa de bloque oficialista, Liliana Alfaya, se quedó con el despacho que ocupaba de Roberto Fernández. Ranieli continúa en el que ya utilizaba. Otra que mantiene su lugar es Marcela Campagnoli de la Coalición Cívica.

La macrista Silvana Aguilar también consiguió una buena ubicación, en el despacho ubicado detrás de la pecera de Trindade. Sin embargo, la otra macrista y cabeza de lista Noemi Barrio quedó en el aire. El motivo sería su indecisión entre seguir a Criniti, irse con Trindade o con Ranieli. Finalmente se decidió por conformar un bloque unipersonal. La demora la dejó sin oficina y tras amenazar con poner su escritorio en la vereda, se le improvisó un espacio en el pasillo.

Un solo despacho no participó del reparto: el que dejó el ex pattista Ramón "Bibi" Fernández. Desde el año proximo funcionará allí la Dirección de Personal del HCD, a cargo de Pablo Martínez.