03/01/2010 08:17 Hs.
Por una "interna" cierran la Ultima unidad de Desintoxicación del Conurbano

El Gobierno de la Provincia cerraría la Unidad de Desintoxicación de drogas del Hospital Mercante. Es la última que se mantiene activa en el Conurbano luego que en octubre dieran de baja en Lanús la del Hospital Evita. En caso de cumplirse la medida, 16 trabajadores serían reubicados.

 

A- A A+

El martes 22 de diciembre, llegó a la Unidad de Desintoxicación del Hospital Mercante de José C. Paz un mensaje desde el gobierno de la Provincia informando que el sector sería cerrado. Un día antes de Año Nuevo, la directora del área Beatriz López recibió otro aviso: desde el 30, no deberán recibir más pacientes afectados por intoxicación con drogas. “Pedimos que nos envíen por escrito una nota que certifique la decisión. Hasta no recibirla, vamos a seguir recibiendo pacientes que lleguen con problemas de intoxicación”, explicó López.

El de la Unidad del Mercante no es el primer cierre del año. Además del Pabellón Nº 1 de Open Door, una comunidad terapéutica de Temperley y otra de La Plata, sólo había en el Conurbano Bonaerense dos Unidades de desintoxicación para drogadependientes: la del Mercante y la del Hospital Evita en Lanús. La última fue cerrada en octubre, por una disputa entre los ministerios de Desarrollo Social y el de Salud para definir quién se encargaría de su administración. Según informaron desde la Subsecretaría de Atención de las Adicciones, la Unidad de José C. Paz ya no debería estar recibiendo pacientes.
“En Provincia dicen que hay pocas camas y que no hay mucho lugar para atender a los pacientes. Si cierran esta unidad, directamente no va a quedar ninguna en todo Buenos Aires”, explica Beatriz López. En septiembre las unidades dejaron de depender del Ministerio de Salud y quedaron a cargo de Desarrollo Social. Esto provocó tensiones políticas, que serían a la causa principal para los cierres. Desde Salud aseguran que ponen los hospitales, mientras que las utoridades de Desarrollo dicen invertir para el equipo técnico. Con el cierre de la Unidad del Hospital de José C. Paz, además de no solucionar el problema, dejarían a los adictos sin asistencia en la zona y los profesionales a cargo deberán ser trasladados.
Fundada hace unos 15 años, la Unidad de Desintoxicación del Hospital Mercante recibe traslados de diferentes hospitales de todo el Conurbano. “En un centro médico común se puede ayudar al paciente para sobrevivir si es que está intoxicado por drogas. Pero si a los 40 minutos está recuperado, se va caminando. En una Unidad de Desintoxicación, el paciente está entre 15 y 20 días recuperándose, y de ahí se lo controla y puede trasladar a una comunidad terapéutica”.
El lugar cuenta con ocho camas, dos para mujeres y seis para varones, de las cuales siete están ocupadas ahora. “Pase lo que pase, los pacientes que hay internados seguirán su tratamiento y hasta que concluya no dejaremos de trabajar”, explica López, la directora de la Unidad que cuenta con 16 trabajadores, entre los que hay 7 médicos y 7 enfermeros.
De cerrarse, los profesionales serían reubicados en otros centros de salud. “Sería una pena, todos nosotros nos dedicamos y especializamos en el tratamiento de desintoxicación, que no es ni terapia ni atención de urgencia. Pero la verdad, todavía ni pensamos a dónde seremos trasladados. Lo que nos preocupa es perder la última Unidad de Desintoxicación del Conurbano”.