03/09/2012 14:36 Hs.
Scioli encabezó acto en Bahía Blanca, sin Bevilacqua y con Breitenstein

La relación entre el intendente interino, el Gobernador y el Ministro de Producción está cada vez más tirante. El Jefe Comunal no recibió al primer mandatario porque asistió a una reunión con el Ministro de Planificación Julio De Vido. Scioli hizo anuncios sobre la inseguridad y reconoció que no hay dinero para afrontar las obras de acueducto en el Río Colorado.

A- A A+

El Gobernador Daniel Scioli cumplió una variada agenda de actividades en Bahía Blanca y nuevamente dejó al descubierto las diferencias entre el Intendente Gustavo Bevilacqua, el primer mandatario y el Ministro de Producción y Jefe Comunal de la ciudad en licencia, Cristian Breitenstein.

Bevilacqua, quien ya había rechazado una invitación del Gobernador a Coronel Suárez y reconocido que no hablaba con el Ministro, viajó a la Ciudad de Buenos Aires para un nuevo encuentro con el titular de la cartera de Planificación, Julio De Vido, en el marco de las reuniones que el funcionario de Cristina mantiene con intendentes bonaerenses.

El acto por el Día de la Industria transcurrió en la Universidad Nacional del Sur, y sí contó con la presencia de funcionarios municipales que aclararon que la reunión de Bevilacqua con De Vido estaba planeada desde hace más de una semana.

El Gobernador se refirió, tras el acto en el que participaron empresarios e industriales de la ciudad y la región, a la cuestión de la inseguridad: "Lo que yo tengo que hacer es lo que la sociedad pide, que los delincuentes no salgan más de la cárcel", aseguró. Además indicó que continuará con una política firme en contra de la tenencia de armas. "Lo que tengo planificado es meter presos a los que tengan armas", indicó.

Además hizo referencia a una obra que inquieta mucho a los bahienses que desde hace años sufren por la escasez de agua. "La situación económica ha cambiado y tanto Nación como nosotros hemos fijado otras prioridades", aseguró respecto a la construcción del acueducto del Río Colorado que ha quedado relegado.