04/01/2011 08:23 Hs.
Trabajo esclavo: Desfloraban maíz para Nidera

El informe se suma a los publicados por La Noticia 1 en varias oportunidades pero esta vez es Nidera, una de las semilleras más grande del país, la que permitió la reducción a servidumbre a ciudadanos procedentes de Santiago del Estero para realizar tareas en San Pedro.

A- A A+

Más de 100 trabajadores golondrina fueron detectados en la estancia El Algarrobo, ubicada en proximidades del paraje Beladrich, partido de San Pedro, entre los caminos por donde pasará el Dakar 2011.

Contratados por Nidera para desflorar maíz, se encontraban en pésimas condiciones. Dormían hacinados en casillas de chapa, estaban privados de su libertad, sin agua potable, baño ni electricidad. Además, les proveían alimentos a precios exorbitantes, entre ellos fideos del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia.

Tras una denuncia de la Patrulla Rural de la zona, delegaciones del Ministerio de trabajo provincial y del Sindicato de trabajadores rurales Uatre realizaron el miércoles 29 de enero un operativo en el establecimiento El Algarrobo, arrendado por Nidera S. A., ubicado a tres kilómetros del paraje Beladrich, en el partido de San Pedro, a 160 Km de Capital. Allí detectaron condiciones de trabajo esclavizantes, por lo que la Justicia inició una causa caratulada “reducción a la servidumbre”.

Se trata de 118 trabajadores golondrina oriundos de Ojo de agua y Termas de Río Hondo, Santiago del Estero, y de Tucumán, muchos de ellos menores de edad, de entre 16 y 18 años. En el lugar, el operativo halló casillas de chapa dispuestas como albergue transitorio. En cada una de ellas dormían unas 18 personas, hacinadas y en pésimas condiciones, sin luz, sin agua potable, con lonas enclavadas en la tierra como baño.

El fiscal Darío Giagnorio, del Departamento judicial de San Nicolás, llegó con el procedimiento ministerial y actuó de oficio. Instruyó una causa por reducción a la servidumbre y además por “malversación de caudales públicos”, puesto que entre los alimentos que les proveía la empresa Comat S. A. hallaron fideos marca Doña Luisa con el sello del Ministerio de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires, de comercialización prohibida. En su declaración, los trabajadores señalaron que fueron contratados por dos personas de apellidos Pedrazza e Iturre “para trabajar para Nidera” en la desfloración de maíz en un campo de 2.000 hectáreas, donde cumplían un estricto horario de más de diez horas, incluido el día de Navidad.

Las víctimas indicaron que no se les permitía la salida del establecimiento y que no sabían cuánto cobrarían al final de la tarea, salario que se vería reducido por el descuento de la comida, que Comat S. A. facturaba a Nidera S. A. aunque en un comunicado la semillero lo haya negado.

Todos fueron inscriptos en una ficha en su lugar de origen y no sabían las condiciones infrahumanas con las que se iban a encontrar en un territorio que desconocían, aunque algunos señalaron que esta modalidad es habitual en otros establecimientos, cosa que el fiscal ratificó al indicar que estima que hay “más de mil personas en la misma situación en la región”. Los alimentos eran entregados a precios exorbitantes, tales como 80 pesos por bolsa de papas y 65 la de cebollas; además, pagaron un pollo crudo de cuatro kilos unos 108 pesos y los fideos del Ministerio, siete. En el marco de la investigación hay siete imputados que fueron aprehendidos y excarcelados al otro día tras prestar declaración en San Nicolás.

La Noticia 1 consignó que se trata de Nicolás Martínez (32), encargado de producción de Nidera, oriundo de San Antonio de Areco; Diego Fernando Carballo (35), Ingeniero Agrónomo de Nidera, oriundo de Junín; Andrés Humberto Hoyo (56) y Diego Patrocinio Acosta (49) ambos santiagueños y capataces; Gonzalo Barberis, Alfredo Laserna y Mauro De Rosa, los tres empleados de Comat S. A.

La oficina de rescate a la víctima de trata de personas del Ministerio de Justicia de la Nación tomó intervención y envió trabajadoras sociales y psicólogas que brindaron asistencia, especialmente a los menores de edad. El viernes 31, los trabajadores cobraron los jornales correspondientes a las tareas realizadas desde el 17 de diciembre, cuando llegaron al campo, y fueron trasladados de regreso a sus lugares de origen. Mientras la investigación continúa, se estima que, en términos de indemnización por las condiciones esclavizantes a las que fueron sometidos los trabajadores, Nidera deberá abonar una suma superior al millón de pesos. Desde la multinacional emitieron un comunicado (adjunto) donde desmienten lo sucedido en el predio donde los medios de la zona registraron fotos y testimonios.

Hace apenas un año y por un presunto caso de dengue, en Baradero se descubrió una situación similar también reportada ampliamente por La Noticia 1.