12/01/2010 17:39 Hs.
Baradero: El contratista acusado de trata de personas confesó que está escondido

Miguel Di Lucca, contratista rural de Balcarce que tenía trabajadores hacinados en un campo de Portela no se presentó a la audiencia en el Ministerio de Trabajo y dijo por teléfono: “Estoy escondido porque sé que hay una orden de captura”. Diez trabajadores declararon en el Juzgado de Campana.

A- A A+

La Delegación Baradero del Ministerio de Trabajo de la Provincia de Buenos Aires, junto a los representante de Uatre, gremio de los trabajadores rurales, tenían una audiencia hoy en la que estaba citado Miguel Oscar Di Lucca, contratista rural de Balcarce acusado de “trata de personas” por tener hacinados y en condiciones infrahumanas a un grupo de trabajadores santiagueños y bolivianos indocumentados en un campo de Portela, en el partido de Baradero.

Fabian Llaudat, Delegado del Ministerio, informó que Di Lucca no se presentó y habló por teléfono con él. “Dijo que no iba a comparecer”, señaló el funcionario, que relató la conversación telefónica (escuchar audio) que mantuvo con el prófugo de la Justicia: “Estoy escondido porque que pesa una orden de captura sobre mí. No me voy a presentar para que me detengan; contraté un abogado para tramitar la excarcelación”, fueron las palabras que, según Llaudat, le comunicó Di Lucca.
 
“Hemos detectado al propietario del campo, que es la firma Rural Lucas S. A., que es el señor Claudio Corbelli, al que se lo va a citar para audiencia el viernes, porque prima facie sería responsable solidario por la situación en que se encuentran los trabajadores”, explicó Llaudat.
 
Diez trabajadores furon trasladados a Campana para que presenten declaración testimonial en la causa federal por trata de personas que tramita el Juez Adrián González Archivay.
 
Los trabajadores siguen en el campo, recibieron ayuda por parte de la Municipalidad de Baradero y Uatre. Gendarmería sigue en el lugar y los “golondrinas” esperan el pronto pago de la deuda que el contratista mantiene con ellos para volver a sus lugares de origen.