30/06/2010 18:04 Hs.
Daniel Salvador asegura que deja una UCR "de pie" y que "será gobierno" en 2011

El Presidente saliente del Comité Provincia de la Unión Cívica Radical dejará su cargo el próximo 15 de julio en manos del ganador de la interna, el alfonsinista Miguel Bazze. Destacó la vocación opositora del radicalismo y recordó que "no es un partido que adapta sus posicionamientos a las circunstancias".

A- A A+

Después de las elecciones internas del 06 de junio en la Unión Cívica Radical de la provincia de Buenos Aires, el Presidente saliente del comité, Daniel Salvador, entregará su cargo a Miguel Bazze, hombre de Ricardo Alfonsín que venció al cobismo, a Moreau y Storani.

En declaraciones a La Radio de San Pedro, ciudad donde estuvo para un agasajo hacia su persona por parte de militantes locales, Salvador señaló que deja "un partido de pie, con la vocación de poder absolutamente recuperada, con la conciencia clara de que hay una responsabilidad muy importante hacia adelante en el sentido de que todos entendemos que hay una posibilidad cierta de que haya cambios del signo de gobierno en las próximas elecciones"

En ese sentido, dijo: "Tengo la certeza de que la conducción que va a encabezar a partir del 15 de julio Miguel Bazze llega con la fuerza, la energía y los conocimientos suficientes como para encarar esa tarea", que tiene que ver con "prepararse para demostrar que si nos toca ser gobierno, en una construcción más amplia como es el Acuerdo Cívico y Social, que la democracia tiene soluciones concretas para los problemas que hoy siguen subsistiendo tanto en el país como en la provincia".

Salvador fue Presidente de la UCR durante el momento de mayor crisis del partido, atravesando durante 2007 la peor elección de su historia. "Estoy terminando una gestión que ha sido realmente compleja por la situación que vivía el partido en los últimos años pero que, gracias a dios, al cabo de estos dos años podemos mostrar un balance que es muy positivo", indicó y agregó: "Hubo momentos de crisis, muchos correligionarios dejaron las filas del partido, no solo militantes sino también legisladores, y estaba la autoestima muy alicaída".

El saliente Presidente del Comité provincia desatacó la posición opositora que siempre ha tenido la UCR respecto del kirchnerismo: "El radicalismo tiene un diagnóstico muy claro sobre los gobiernos nacional y provincial, que han hecho de la soberbia, la mentira y el atropello sus políticas de estado y nos han llevado a una situación de crisis en la educación, la salud, la seguridad, en la justicia, de tal manera que el posicionamiento partidario, con absoluta claridad, es de oposición y construcción de una alternativa, no sobre la base de una oposición por sí misma sino de la construcción de una alternativa hacia adelante".

Al respecto, envió un mensaje a quienes se fueron con el oficialismo en 2007 y luego retornaron: "El radicalismo no es un partido que adapta sus posicionamientos a las circunstancias", afirmó y se mostró confiado en que "quienes han ganado la elección convocarán a todos aquellos que quieran trabajar para el fortaleciemiento e institucionalización del partido y la unidad partidaria, bajo el lineamiento de una férrea oposición y encontrar el marco común con quienes compartimos el mismo sentimiento republicano, que encontrará en el radicalismo su columna vertebral".