04/12/2009 09:51 Hs.
Media sanción para sumar cinco ciudades a la octava sección

La reforma política establece la ampliación de la octava sección con cinco distritos. Se hace porque los distritos menos poblados de la tercera sección obtienen pocos legisladores.

A- A A+

La Cámara de Diputados aprobó ayer la Reforma Política y dio media sanción a los proyectos que contemplan aumentar la cantidad de legisladores y unir en la Octava Sección los distritos de La Plata, Berisso, Ensenada, Punta Indio, Magdalena y Branden.

Actualmente, menos la ciudad capital de la provincia, estos distritos pertenecen a la tercera Sección y uno de los motivos que impulsa esta modificación es lograr una mayor equidad política en el reparto de diputados, ya que estas localidades comparten la sección con distritos numerosos en habitantes como Lomas de Zamora, Quilmes y La Matanza.

En el debate previo a la votación, se especulaba con la necesidad de modificar el artículo 61 de la Constitución provincial, que establece: "Cada uno de los partidos en que se divida la provincia, constituirá un distrito electoral; los distritos electorales serán agrupados en secciones electorales. No se formará ninguna sección electoral a la que le corresponda elegir menos de tres senadores y seis diputados. La capital de la provincia formará una sola sección".

Sin embargo, se estimó que no será necesario realizar ningún tipo de modificación en la Consitución y sólo resta que la Cámara de Senadores dé su aprobación al proyecto presentado por el Diputado platense Raúl Perez (PJ-FpV).

El tema de la cercanía regional también fue motivo para pensar este proyecto, teniendo en cuenta que los distritos candidatos a ser parte de la octava Sección están distanciados en todos los niveles con respecto a sus compañeros de la tercera, la mayoría de ellos pertenecientes a toda la región del conurbano bonaerense.

La cercanía con la ciudad de La Plata es vista como una buena oportunidad para unir estos distritos y brindarles una equidad en el reparto de diputados. Habrá que esperar que opinan los ciudadanos de estas ciudades y ver si realmente el proyecto es una solución para mejorar sus estándares sociales y políticos.