02/02/2010 06:53 Hs.
Decreto de Scioli prorroga licencias a bingos y tragamonedas para que adapten tecnologías

Con un decreto firmado ayer el gobernador evitó la licitación, favoreciendo a siete bingos y tragamonedas. Diputados opositores irán a la Justicia. El juego provocó la ruptura en la relación Solá - Kirchner y Scioli se aseguró. Codere, Blaquier y Ferrari son algunas de las beneficiadas.

A- A A+

En una decisión polémica y sospechosa, el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires Daniel Scioli promulgó el decreto 3.116/9 por medio del que extiende la licencia para la explotación de 7 salas de bingo y tragamonedas sin el obligatorio llamado a licitación.

Con el decreto publicado con fecha 26 de enero en el Boletín Oficial, la explotación de Salas de Bingo y Tragamonedas que tenían vencimiento entre 2008 y 2011 fue renovado por un nuevo período sin que se haya convocado a una licitación previa para su otorgamiento. Las salas beneficiadas con la medida son: Mar del Plata (Intermar Bingos-Codere); Mar de Ajó (Daniel Mautone); San Martín (Codere); Moreno (Laquaniti, propietario de bingos en Buenos Aires); Quilmes (del empresario Del Valle); Avellaneda (Grupo Blaquier) y Zárate (Ferrari).

El negocio del juego promediará durante 2010 el movimiento de más de 8.000 millones de pesos, de los que sólo un tercio queda en manos del estado.

Los diputados por la Coalición Cívica tildaron de "escandalosa" la resolución y amenazaron con recurrir a la Justicia.

El Diputado Martello advirtió que “con esta renovación, el Gobernador no sólo les quitó dinero a los ministerios de Salud, Educación y Desarrollo Social sino que aumentó la caja del Instituto Provincial de Lotería y Casinos”, ente al que consideraron "poco controlado".

En caso de llegar a la Justicia, la norma dictada por Scioli podría ser considerada inconstitucional, algo que no sucedió a nivel nacional cuando hipódromos y casinos fueron a parar a manos de empresarios fuertemente vinculados al poder.

El gobierno bonaerense justifica esta prórroga por “la imposibilidad técnica para efectuar el recambio del hardware y software en lo inmediato frente a la exigüidad del plazo de vencimiento de los instrumentos contractuales vigentes”.

Lo que está claro es que el negocio de los bingos y tragamonedas deja millones de dólares por año y que claramente tras esta decisión hay en juego muchos intereses que poco tienen que ver con el bienestar de los bonaerenses.

La decisión se toma en línea con los fuertes vínculos que los empresarios del juego mantienen con la primera línea del poder nacional. Varios de los concesionarios han sido fuertes aportantes en las campañas electorales y han logrado funcionar con grandes ventajas a la hora de las licitaciones. Codere, por ejemplo, es una de las más beneficiadas en el territorio nacional. La historia recién empieza y recuerda una fatídica frase pronunciada por el Diputado disidente y ex Gobernador Felipe Solá: "Mi relación con los Kirchner se quebró cuando le dije que no al juego en la Provincia".