07/12/2009 16:53 Hs.
Vuelve la incertidumbre a los trabajadores de AVAN

Están autorizados para producir y vender pero no cuentan con el capital necesario. En el Senado bonaerense hay fuertes presiones para que la expropiación no se apruebe. Temen un desalojo.

A- A A+





Los trabajadores volvieron a producir por encargo las piezas automotrices. En la cooperativa AVAN,  sigue la misma incertidumbre del primer día que comenzaron con la lucha por el resguardo de su fuente de trabajo.

El veto que le impuso el gobernador bonaerense Daniel Scioli al proyecto de ley impulsado por la Legislaturapara expropiar el predio y entregárselo a los trabajadores,  congeló las esperanzas de solución del conflicto. "Estamos trabajando pero con mucha incertidumbre", aseguró Arturo Esquivel, uno de los operarios que permanece en la planta junto a otros 30 compañeros .

Tras una orden judicial que les permite producir y vender sus piezas automotrices como extremos y rótulas, los trabajadores volvieron a encender las máquinas y darle vida a la planta del kilómetro 50,500 de la ex ruta 8. "Tenemos cuatro clientes y trabajamos por pedido pero estamos complicados", detalló Claudio Bazán, el joven que fue elegido por sus pares como presidente de la cooperativa.

Lo más preocupante para los operarios es la posibilidad de una orden de desalojo: "esperamos tener novedades la próxima semana para tener un panorama de lo que sucede", aseguró el presidente de la cooperativa, que agregó: "si no hay resolución en estos días estaremos toda la feria judicial sin novedades, pero resistiremos dentro de la planta".

La presión del grupo económico que adquirió el predio a pesar de las deudas que los empresarios mantenían con los trabajadores, llegó al Senado bonaerense y está poniendo trabas al impulso del proyecto vetado por Scioli. Tras la negativa, el proyecto del senador José Molina para que el predio quede en manos de la cooperativa, volvió a la Legislatura y necesita ahora los dos tercios de cada una de las cámaras para transformarse en ley.

 

Para los trabajadores, la salida de Molina del Senado los deja aún más desprotegidos y aunque mantuvieron diálogos con legisladores que prometieron hacer lo posible para que la medida se materialice, los mismos funcionarios advirtieron que "está difícil".

Según contó Bazán, los legisladores le aseguraron que "el grupo económico es muy fuerte  y ejerce mucha presión para que la ley no salga". Las versiones que circularon sobre la negativa del gobernador, fueron varias. Entre ellas, la más fuerte sonó varias semanas antes del veto de Scioli e indicaban la vinculación de un poderoso personaje del Gobierno nacional con los empresarios que adquirieron el predio.

 

En pocos días se cumplirán siete meses, cuando el último 28 de mayolos 35 empleados de la empresa AVAN iniciaron la toma pacífica de la planta al ver que la deuda que los empleadores tenían con ellos se acrecentaba  (aproximadamente 10 mil pesos por empleado) y quedaban a la deriva, con la planta en medio de un "vaciamiento".

 

Si bien el conflicto no era nuevo, el panorama se oscureció a principios del 2009, luego de haber sido engañados con una falsa cooperativa que terminó de devastar la planta. Lejos de aceptar perder los años de trabajo dentro de la empresa, entre 20 y 40 según el caso, los trabajadores permanecen atrincherados en la planta.

 

Con ellos, también quedó una deuda de gas y electricidad que alcanzaba entre ambas los 21 mil pesos. Los obreros juntaron el dinero para comprar materia prima y fabricar piezas que fueron vendidas y de esa forma evitar el corte del suministro de los servicios reforzando así el sueño de la cooperativa, que en estos días vuelve a nadar en la incertidumbre.