21/09/2021 12:15 Hs.
En los vacunatorios anotan "con birome y en un papelito" a quienes reclaman demoras en el turno de la segunda dosis

Así lo advirtió LaNoticia1.com durante una recorrida por el Conurbano. La misma situación se registra en el interior. Quienes fueron vacunados en abril, mayo y junio y llegan a las postas consultando por qué aún no recibieron el turno de la segunda dosis, son anotados a mano, con birome y en un papel. "Con estos datos hacemos el reclamo al Ministerio para ver si podemos agilizarlas", explicaron en una de las dependencias. 

A- A A+

Pese a que el mes pasado el ahora exjefe de gabiente de la Nación, Santiago Cafiero, había dicho que "agosto va a ser el mes de la segunda dosis" en la vacunación contra el coronavirus, y que esta mañana el gobernador Axel Kicillof anunció segunda dosis libre de vacunas para mayores de 50 años, lo cierto es que existe preocupación por las demoras en los turnos para completar el esquema de vacunación en la Provincia. 

Muchas personas menores de 50 años -en su mayoría con comorbilidades-, que habían recibido la primera vacuna en los meses de abril, mayo y junio, todavía aguardan a ser convocados por la Provincia para aplicarse la segunda dosis. Esto pudo ser constatado durante una recorrida de LaNoticia1.com por distintos vacunatorios bonaerenses, donde una significativa cantidad de ciudadanos concurre para hacer el reclamo. 

Lejos de la organización mostrada durante los primeros períodos del Plan Vacunate en la Provincia, los jóvenes que atienden en las distintas postas se muestran más extenuados frente a los distintos conflictos que surgen durante las jornadas. Faltante de algunas dosis para gente convocada por con turno y las demoras en los llamados para completar los esquemas de vacunación son los principales motivos de consultas.  

En la sede del PAMI de Florida, un joven de no más de 20 años se mostró desbordado frente a varias personas que reclamaban ante la demora de los turnos. "Me apliqué la primera dosis en mayo. Ya pasaron casi 4 meses y no me llega el turno de la segunda, ni por mail ni por la aplicación del celular. La misma app no te permite hacer el reclamo por eso me acerqué al vacunatorio", comentó un vecino llamado Federico.  

"Hice el reclamo ante uno de los chicos que atiende con la pechera en la puerta, sacó un papelito del bolsillo y anotó mi nombre. Me dijeron que se iban a fijar y me iban a llamar", contó el muchacho. Pocos minutos después, la misma situación se daba con otras personas que se acercaban a las instalaciones para evacuar la misma duda. Todas ellas ellas también eran anotadas a mano, en una práctica cuanto menos desprolija y arcaica.  

La misma situación ocurría en las puertas del Instituto Bignone, de Vicente López, donde varias personas se saltaban la fila con la excusa de hacer una pregunta. "Todavía no me llegó el turno de la segunda dosis", indicó un hombre quien aguardaba alguna respuesta oficial por parte del vacunatorio. En esta dependencia, la mecánica era similar: Todos los que llegaban con reclamos eran anotados con birome en un papel. 

"Suele ocurrir que se registren demoras en los turnos para segunda dosis. Si constatamos que ya pasaron tres meses de aplicada la primera dosis, lo que hacemos nosotros es tomar los datos de la persona y hacer el reclamo ante el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires", explicó un hombre que se presentó como uno de los responsables del vacunatorio. Él también contaba con un papel y anotaciones hechas a mano.

Casos similares se reportan en otros puntos del Conurbano, como en San Isidro, en Zona Norte y en La Matanza, Quilmes y Lomas de Zamora, en la Zona Sur. En el interior bonaerense, donde las computadoras escasean y los procedimientos son mucho más rústicos, la forma de tramitación no llama la atención. La falta de digitalización en los vacunatorios de algunos pueblos no dejan otra alternativa que recurrir al gran y viejo invento argentino: la birome.   

Cabe recordar que durante el mes de agosto, tras la polémica desatada por las cinco millones de vacunas contra el Covid-19 que estuvieron sin aplicarse en medio de la pandemia de coronavirus, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, le ofreció ayuda a Axel Kicillof para agilizar la vacunación en la Provincia y puso a disposición del gobernador los centros municipales de vacunación en el distrito que gobierna. 

"Los intendentes queremos ayudar con la vacunación. Tal como hicimos a comienzo de año, volvemos a ofrecerle al Gobernador los centros municipales de vacunación, porque hay muchas vacunas sin entregar y cada día cuenta", escribió Macri en aquella oportunidad en su cuenta de Twitter, donde agregó: "Es necesario que las vacunas lleguen rápido a quienes más las necesitan. Grieta con la vacuna ¡no!”.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.