26/03/2020 13:26 Hs.
historias en ln1
La odisea de una pareja de Escobar varada en Costa Rica: "Nos echaron de todos los pueblos por ser extranjeros"

Hace un año Catalina y Matías salieron a recorrer latinoamérica en camioneta para llevar su obra de teatro a todo el continente. En febrero arribaron a Costa Rica pero el avance del coronavirus los empujó a una situación extrema. Intentaron hacer cuarentena dentro de su vehículo pero los echaron de todos los pueblos por tener una patente extranjera. Ahora buscan volver a la Argentina. "Queremos no perder la calma y ser optimistas", dijeron a LaNoticia1.com.

A- A A+

Por Christian Thomsen Hall

Catalina es actriz, tiene 30 años y es de Belén de Escobar. Su novio Matías es arquitecto, tiene 27 años y es de Ingeniero Maschwitz. Tras dos años de planificación, el 10 de enero de 2019 salieron de su casa y se embarcaron en la aventura de recorrer toda América Latina a bordo de su camioneta, llevando teatro para chicos a cada rincón del continente. Pero por esas cosas del destino, hoy se encuentran varados en Costa Rica en medio del avance mundial de la pandemia por coronavirus.    

"Yo salí de Argentina hace un año y tres meses en una camioneta junto con mi pareja. La idea de este viaje era cambiar el estilo de vida y poder compartir teatro con todo el continente y fuimos por todos los pueblos ofreciendo una obra para chicos que llevamos en la camioneta. Al principio fue difícil porque de vivir en una casa pasamos a vivir en una camioneta de 2 metros cuadrados pero con el tiempo y los viajes nos fuimos adaptando", relató Catalina en diálogo con LaNoticia1.com.  

"Nosotros ingresamos a Costa Rica el 13 de febrero y la idea era recorrer un poco y luego empezar a ir por las escuelas y los municipios ofreciendo la obra de teatro. Cuando todo lo del coronavirus explotó, resolvimos hacer cuarentena dentro de la camioneta alejándonos de las zonas turísticas y resguardarnos en los pueblos más pequeños donde no había extranjeros", comentó la joven artista quien confesó la pesadilla que comenzaron a vivir por temor al avance del coronavirus. 

En el momento más álgido de la pandemia y en plena cuarentena, los lugareños comenzaron a desconfiar de la camioneta de patente extranjera que permanecía detenida en la calle y les exigieron que se vayan. Catalina y Matías terminaron pidiendo auxilio a la Policía, donde les concedieron un espacio en la comisaría para parar con su vehículo pero los vecinos asustados presionaron a las autoridades para que los desalojen y finalmente debieron retirarse del lugar: "En ese momento comenzaron los problemas". 

"Ahí fue cuando nosotros nos asustamos porque nos dimos cuenta que nos empezaban a echar de todos los lugares a donde íbamos. frente a esta situación, una chica costarricense que conocimos en Bolivia se ofreció a darnos alojamiento en su casa pero como estaba embarazada preferimos no exponerla a ningún riesgo. Finalmente, gracias a otro amigo, conseguimos que un argentino que vive hace 10 años en Costa Rica nos recibiera y acá estamos, esperando para volver a casa", comentó Catalina.  

"Como dice Facebook, nosotros nos sentíamos bendecidos porque mal que mal teníamos un lugar adonde ir que es nuestra camioneta. Pero eso también nos terminó jugando en contra porque todo el mundo sabía que éramos extranjeros y comenzaron a echarnos de todos los pueblos por temor a que tuviéramos coronavirus", agregó la joven que se muestra esperanzada de que el Gobierno destrabe el conflicto y agregue a Costa Rica entre los países de mayor urgencia para repatriar argentinos.  

"nosotros teníamos pensado regresar en junio pero ante la incertidumbre a nivel mundial hablamos con nuestras familias y resolvimos adelantar el regreso para estar en nuestra casa. Cuando quisimos comprar el vuelo empezaron las complicaciones y a cerrar los aeropuertos en donde hacíamos escalas. Allí nos dimos cuenta que habíamos llegado tarde a la compra del ticket y ahora nos encontramos junto a todos los otros argentinos varados tratando de buscar una solución a esto", explicó.  

La situación en aquel país de América Central se tornó muy complicada y hoy Catalina y Matías forman parte de la lista de 255 argentinos que permanecen varados en Costa Rica. Muchos de los compatriotas, algunos de ellos con cáncer y diabetes, están sin dinero ni alojamiento. El consulado no brinda respuestas y mientras planea un operativo para repartir viandas, hasta solo ofreció galletitas. Los ciudadanos argentinos aseguran que están "desamparados" y afirman que la situación "ya es desesperante"

A pesar de todas las dificultades y los temores por lo que pueda llegar a pasar, Catalina no pierde la calma y piensa en positivo para que este cuento de terror finalmente tenga un desenlace feliz: "Quizás la experiencia del viaje, que todo el tiempo te pone a prueba, te lleva a lugares impensados y te hace dar cuenta que el ser humano puede adaptarse y sobre adaptarse a cualquier situación extrema que viva. Con Matías sabemos de lo que somos capaces de hacer y eso nos permite estar optimistas". 

Por último, llamó al resto de sus compatriotas varados a no entrar en pánico: "Tenemos que mantenernos tranquilos, escuchar, respetar, estar abierto y acompañar a aquellos que no tengan estas mismas herramientas y hoy no encuentran la calma y permanecen angustiados por no poder volver a la Argentina. La calma empieza por uno y hay que estar en paz con uno mismo para poder transmitir eso al resto". Desde LaNoticia1.com deseamos que Catalina y Matías puedan regresar pronto a sus hogares. 

 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
Catalina y Matías conversaron con LaNoticia1.com.