29/07/2020 12:27 Hs.
ENTREVISTAS EN LN1
Rachid: "El mundo vivía una crisis civilizatoria y este virus la puso al descubierto", afirmó el médico sanitarista

Jorge Rachid es parte del comité de científicos de la Provincia. En dialogo con LaNoticia1.com expresó que antes del coronavirus "se naturalizaban las muertes de 24 mil personas por día de hambre" y vaticinó cuáles serán los ejes globales de discusión postpandemia. Además habló sobre la actualidad de la cuarentena en el AMBA: "Hemos aumentado los controles pasando de 2 mil a 7 mil u 8 mil". El especialista advirtió sobre el "efecto espejo" que producen la medidas diferenciadas entre Ciudad y Provincia. 

A- A A+

Por Ramiro Pablo Gómez

Jorge Rachid, es médico sanitarista y parte del equipo de científicos de la Provincia de Buenos Aires. En la primera parte de esta entrevista explicó la "crisis civilizatoria" que vive la humanidad, las disputas entre capitalismo productivo y financiero, el rol del Estado y los ejes de discusión de la postpandemia a nivel global. En la segunda parte analizó la actualidad de la pandemia en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), resaltó la baja en el número de personas que requieren terapia intensiva y el aumentó en la efectividad de rastreos de casos. 

- El coronavirus dejó al descubierto la fragilidad del mundo en el vivimos donde un virus pone en jaque a un sistema productivo. ¿Vivíamos en una crisis pero sin cuestionarla, sin prensa?

El mundo vivía una crisis civilizatoria y este virus que es menos que un bicho no solamente pone al descubierto esa crisis sino que había hecho invivible la vida ya que se naturalizaban las muertes de 24 mil personas por día de hambre, el ébola, cuestiones que siguen sucediendo por la concentración de la riqueza. Nadie declaró la emergencia a nivel global.

También se naturalizó que el calentamiento global es producto de la modernidad mientras los científicos del ambientalismo claman a gritos para que se cierre la última ventana, como le dicen ellos,  que es salvar el planeta.

Están desapareciendo de 1000 a 1500 especies por año. El virus muta de animales salvajes a personas. Además tenemos la desertización de la tierra que le saca alimentos a los pueblos, el glifosato que mata y un virus que destruyó las lógicas, supuestamente firmes de los mercados, las empresas, las acciones, haciendo un daño cultural al neoliberalismo que había sentado sus bases en dos premisas. La primera que el Estado debía ser mínimo al servicio de la empresa privada, y la segunda, el individualismo que había que apuntalar desde el punto de vista meritocrático. Con la pandemia todos los gobiernos del mundo impulsaron el resurgimiento del Estado como ordenador social reemplazando al mercado y además se creó un sistema de solidaridad activa donde todos los científicos sin fines de lucro abrieron sus investigaciones a los fines de frenar esta pandemia.

- Entonces se pone en crisis el rol del mercado como regulador y se pondera al Estado ¿La sociedad acuerda con el concepto de Estado como ordenador social o en realidad lo utiliza en un momento crítico como el actual?

Creo que los escenarios futuros van a tener otros ejes de discusión. Los mercados no entraron en crisis ahora sino en el año 2008 con Lehman Brothers, siguieron en 2011 con las hipotecas suprime. Es una crisis provocada por la financialización de la economía, es decir, los fondos de inversión supranacionales que arrasando soberanías produjeron una devastación y el resurgimiento de sectores políticos xenófobos refugiados en sus identidades más primitivas frente a esta modernización que destruía los procesos productivos y acumulaba riqueza de manera tal que sometía a los pueblos a los procesos de ajuste. La crisis es entre un capitalismo productivo y uno financiero.

Es la vieja pelea entre Marx y Schumpeter donde el primera decía que la crisis del capitalismo se iba a producir por la contradicción entre el capital y el trabajo mientras que el segundo afirmaba que la crisis se iba a generar por la acumulación de riqueza que ese mismo capitalismo iba a producir dejando sin consumo al mercado. El coronavirus demostró la fragilidad de todos estos procesos políticos, económicos y sociales.

- ¿Cómo va a ser el mundo post pandemia?

El mundo post pandemia va a discutir sobre otros ejes. Hay una vertiente del capitalismo encabezada por Trump de un proteccionismo xenófobo pero expansivo y un capitalismo que pretende humanizarse con Soros, Stiglitz. En la Argentina tenemos que hacerle caso a Jauretche que decía "no se trata de cambiar de collar sino de dejar de ser perro". Nosotros no somos periféricos de nadie. Se va a discutir si los modelos sociales se encadenan en la producción del hombre y la naturaleza o en los procesos macroeconómicos que dejará un mundo tan invivible como el que planteamos antes.

Cuarentena en el Area Metropolitana Bonaerense

- Cómo le podemos explicar al bonaerense que vive en el AMBA cuál es el estado actual de la pandemia en ese territorio donde hay un 54% de camas ocupadas, con una semana donde hubo picos de 6 mil contagios y ahora volvimos a los 5 mil mientras se abrieron más actividades cuando se supone que los casos van a aumentar

La cuarentena es el único remedio y el AMBA es una unidad sanitaria donde no importa las diferencias socio económicas y etarias entre la Ciudad y Provincia. Es un sistema de vasos comunicantes como si fuera el cuerpo humano. Si te curo el hígado y no el pulmón, no sirve. No puede haber en CABA personas que salgan a correr alegremente por los bosques de Palermo y mientras se le exige al resto que no lo haga. El efecto espejo tiene tanta efectividad como los remedios.

Acá está instalado que la cuarentena puede ser de fase 1 a 3 y nosotros siempre dijimos con Kicillof que esto es fase 1 y media y habrá que cerrar si viene mal. La suba de los casos se da porque hemos aumentado los testeos y se verifica en un lugar que quiero resaltar. Si antes cada 100 casos 5 requerían terapia intensiva ahora cada 100 uno solo la requiere. Estamos detectando a los contagiados, a los asintomáticos y estamos yendo a buscar a esa gente. El único aspecto que nos interesa es que la gente no se muera por falta de atención y no colapse el sistema sanitario.

Si las camas de terapia intensiva fueran las que recibimos de la anterior gestión ya estaríamos colapsados. Si nosotros no tuvieses los kits serológicos y moleculares que hicieron nuestros científicos en menos de 120 días no estaríamos haciendo las pesquisas que hoy estamos realizando. También se cuadruplicado los respiradores. Todo esto es el esfuerzo mancomunado del gobierno por defender la salud y no hay contradicción con la economía. Sin vida no hay economía. Cuando uno tiene una situación como esta se va habilitando la economía necesaria para la supervivencia de todos los ciudadanos. No podemos festejar los 16 mil muertos que no tuvimos pero es un dato de la realidad. Somos el país más bajo en letalidad con el 1,6%.

- ¿Por qué decís que estamos en fase 1 y media si técnicamente estamos en fase 3?

Porque aumentamos los controles. En la Provincia de Buenos Aires hemos pasado de 2 mil a 7 mil u 8 mil. Cuando tenes un positivo trabajas en territorio y salís a buscar todos los contactos que tuvo. Esto son las pesquisas, en España le llaman rastreador. Además de terminar los cuatro hospitales que faltaban y hacer los ocho nuevos hemos tenido la suerte que el movimiento obrero organizado puso los hoteles y las clínicas al servicio de las políticas de salud de la Provincia.

- Sos parte del comité de científicos de la Provincia. Estuvieron reunidos con el Ministro de Salud bonaerense, Daniél Gollán, ¿Que variables toman en cuenta en la sala de situación?

Yo me remito solo a la parte médico y sanitario pero está, Kicillof, el "Cuervo" Larroque, Daniel Gollán, Nicolás Kreplak, Bianco y especialistas renombrados discutiendo cuatro o cinco horas por zoom. Se suman puntos de vista matemáticos, psicológicos, políticos, sanitarios, infectológicos, bacteriológicos, biológicos, y por supuesto, sociológico. Lo que estamos viviendo es una crisis sanitaria con raíces antropológicas. Nosotros opinamos y el gobernador toma las decisiones.

- El Viceministro de Salud bonaerense Nicolas Keplak dijo que “es indispensable que la aceleración de casos se reduzca” y apeló a los cuidados personales. ¿Qué parte de los cuidados individuales ven cómo problemática o habría que ajustar?

Eso es por el efecto espejo que te comenté. Cuando la gente ve por televisión que se reúnen en un parque desde el punto de vista comunicacional es una barbaridad. La medidas tienen que ser similares. Creo en las responsabilidades colectivas y cada uno de nosotros tiene que ser un militante de la cuarentena. Si alguien anda en la calle sin barbijo decirle que no sea tonto que puede contagiar a su mama, tu papa, a tu abuelo. Ponete barbijo, lavate con alcohol y mantené la distancia. El distanciamiento es físico, no social.

- Entre las formas de llevar la cuarentena se opone la solidaridad al egoísmo ¿Quién va ganando?

Creo que va ganando de la solidaridad. Esa es la gran diferencia entre los pueblos que construyen la historia desde el modelo social solidario y los que quieren construir desde el individualismo como el neoliberalismo. No es casual que en Capital siempre gane el PRO.

- Sos crítico de medios como La Nación y Clarín. ¿Qué opinas de su rol informativo durante la pandemia?

Me niego a pensar que tienen un rol informativo. Dejaron de ser medios de comunicación para ser factores de poder. La mitad de Clarín es de Goldman Sachs. Pretenden que los bonos los paguemos al 100%, juegan en contra de los intereses del país. Siguen hablando en tapa del asesinato del secretario de Cristina como si hubiera sido ella. Acusan a la ex presidenta de asesina. A estos medios hay que aplicarles la ley de defensa a la democracia. Es imposible construir democracia y ciudadanía con Clarín y Nación.

Angela Merkel dijo hace cuatro días que la libertad de expresión tiene sus límites. No pueden sembrar el odio, no pueden hacer linchamientos mediáticos, no pueden mentir y no pueden ocultar.

 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
"Cada uno de nosotros tiene que ser un militante de la cuarentena", afirmó