18/04/2021 20:36 Hs.
NOTA DE OPINION
Alerta AMBA: Seis razones que indican que estamos en el peor momento de la pandemia

El coronavirus volvió a pisar fuerte. Récord de contagios, máxima tensión entre oficialismo y oposición, agotamiento mental y económico, enojo del personal médico, vacunas que llegan pero faltan y nuevas cepas. Dónde estamos parados.

A- A A+

Por Ramiro Pablo Gómez

El veranito de la post primera ola ya pasó. Ahora estamos en la segunda y el panorama no es alentador. La sociedad debe entender que la situación sanitaria está en su peor momento y los escenarios futuros de saturación de camas están a centímetros de la actualidad. Seis razones que indican la fragilidad que estamos transitando.

Récord de contagios desde el inicio de la pandemia

El pico de contagios de la primera ola fue el 21 de octubre del 2020 con 18.326 contagios en un día. En esta última semana de abril hubo jornadas de 29.472 (16/04), 27.001 (13/04) y 25.157 (14/04). Para tomar dimensión, el valor semanal más bajo fue de 15.262 (11/04) casos. 

Ya hay municipios bonaerenses con 100% de ocupación de camas como Castelli, La Plata y Olavarría. La clinicas privadas de la Ciudad manifestaron su colapso y ya rechazan pacientes. 

El oficialismo dice A y la oposición responde B

En el recuerdo quedaron aquellas conferencias tripartitas entre Nación, Provincia y Ciudad donde todo parecía indicar una suspensión de la grieta política en pos de la crisis sanitaria. Esa foto compartida se hizo cada vez más espaciada y, con la llegada de la segunda ola, se rompió la tensa calma.

La oposición de Juntos por el Cambio desafía las medidas restrictivas a viva voz y recurre a la justicia para torcer las decisiones nacionales. El último enfrentamiento fue por la suspensión temporaria de la presencialidad educativa donde no hubo acuerdo ni consenso y así parece que continuará. 

Es tan cierto que los chicos y chicas vienen de un año de una virtualidad que no estaba preparada para reemplazar a la presencialidad como que la situación sanitaria exige otro sacrificio más. Si Francia, Alemania, Portugal o los paises vecinos de Chile y Uruguay recurren a esa medida será porque verdaderamente impacta en la baja de la circulación.

No es momento de "campaña política" a pesar de ser un año electoral. Nuestros representantes deben asumir la responsabilidad de sus funciones y no pensar en cuántas bancas renuevan en las legislaturas. Menos aun pueden dedicarse a construir candidaturas de cara al 2023. 

Agotamiento mental y económico

A más de un año de comenzada esta larga pesadilla los ánimos generales están cada vez más susceptibles. Mientras los precios suben y los bolsillos se vacían, el binomio economía y salud parece cada vez más opuesto. Los comercios sufren antes las restricciones pero la actividad económica no va a volver a la normalidad bajo estas circunstancias. El Estado debe tomar nota y corroborar si alcanzan las ayudas estatales o son insuficientes.

A esta altura el "quedate en casa" ofrece más resistencia. El que lo pueda hacer debe sacrificarse por aquel que está mucho más abajo en la escala económica. 

Ahora se enojaron los médicos

Se les dijo héroes y se los aplaudió a las 21.00. Entre máscaras y elementos de protección le ponen el cuerpo (y sus vidas) a la pandemia desde el minuto uno. Nunca se relajaron, no tuvieron la oportunidad. Alberto Fernández expresó una frase que causó ruido y malestar generalizado al intentar explicar que “el sistema de salud se relajó”.

El presidente intento salir de esa frase inoportuna explicando que era la ocupación de camas para otras patologías en detrimento de COVID y no el personal médico lo que se había relajado. Este domingo, el mandatario nacional, tuvo que volver a pedir disculpas.

En este punto, lo que dijo Alberto Fernandez, puede ser razonable y cierto. Es decir, bajaron los casos de coronavirus y esas camas se usaron para otras patologías. Lo que sucede es que eran enfermedades postergadas por la misma pandemia y es un escollo más dentro de esta realidad.

Las vacunas son el antídoto pero…

En noviembre del 2020 se anunció que había futuro porque había vacunas. La Sputnik-V picaba en punta y a pesar de que algunos dirigentes la consideraron veneno y dudaron del componente ruso, actualmente, es la vacuna preferida.

En diciembre se anunció la potencial llegada de 25 millones de dosis pero los productores no cumplieron lo pactado, pensado o proyectado y llegaron pero en menores cantidades. Eso retrasó el operativo de vacunación mientras que la segunda ola en temporada otoñal complicó y postergó ese futuro deseado.

El plan de vacunación no puede considerarse un fracaso ya que argentina está en el top 20 mundial de los paises con mayores dosis recibidas. Quizas lo que no está a la altura de las circunstancias sea la produccion y distribución mundial de vacunas o la mezquindad de ciertos países acaparadores o el problema global es tan grande que superó la expectativas. 

Cepa Manaos y Británica

Si algo le faltaba a esta historia es que el virus mute de tal manera que sea más contagioso de lo que ya es. Las cepas extranjeras están en nuestro país y transforman a la segunda ola en un tsunami.

Hasta ahora las vacunas mostraron efectividad contra estas cepas pero las mutaciones y nuevas variantes son otro palo más en la rueda de esta pandemia.

¿Dónde estamos parados?

En el peor momento de la pandemia. Eso quiere decir que nadie se puede relajar por que eso implica empeorar la situación sanitaria y llegar a un escenario de colapso hospitalario aun no transitado por este pais. La pandemia no deja ganadores ni vencedores, solo son perdidas económicas y humanas. Ante eso, solo resistir para volver a la "normalidad". 

 

 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
El peor momento