01/03/2021 17:30 Hs.
NOTA DE OPINION
#27F: De la provocación de las bolsas mortuorias a la disputa por la representación de “los argentinos”

La imagen de esas bolsas recorrió los medios de comunicación y produjo la reacción de Alberto Fernández y Axel Kicillof. El diseño de los carteles que identificaba a los supuestos fallecidos fue clave para la masificación del hecho. Mientras tanto, los dirigentes del PRO, Patricia Bullrich y Mauricio Macri, se expresaron en nombre de "los argentinos". El recurso de la utilización de banderas nacionales para diluir determinadas posiciones políticas.

A- A A+

Por Ramiro Pablo Gómez

El denominado #27F tuvo su génesis tras el conocimiento público de vacunados VIP. Rápida de reflejos y ágil para ensanchar la grieta, la presidenta del PRO, Patricia Bulrich convocó a una movilización “por la angustia de los adultos mayores”, 

Ese sábado, los reclamos de los presentes, no fueron uniformes. Hubo pedido de más renuncias, críticas a “la clase política”, disconformidad con “la justicia”, disgustos con “la corrupción”. Hasta ahí, los mismos tópicos de otras manifestaciones.

La provocación de las bolsas mortuorias

La imagen con las bolsas mortuorias y los nombres de Estela de Carloto, “Los pibes de La Campora”, los suegros de Massa, Martín Guzmán (Min. De Economia), la familia Duhalde, etc., transformaron esa movilización no masiva en un hecho político que recorrió los medios y a partir del cual salió a responder hasta el presidente de la nación, Alberto Fernandez.

“La forma de manifestarse en democracia no puede ser exhibir frente a la Casa Rosada bolsas mortuorias con nombres de dirigentes políticos. Esta acción lamentable solo demuestra cómo muchos opositores conciben la República. No callemos ante semejante acto de barbarie”, expresó Fernández.

Axel Kicillof, tambien hizo referencia al 27F: "Primero, atacaron los cuidados como si fueran un atentado a las libertades. Después, llamaron “veneno” a la vacuna. Ahora, apuntan contra el proceso de vacunación, cuando la Provincia está llegando al primer medio millón de vacunados."

Para leer la provocación hay que tener en cuenta el diseño de los carteles de las bolsas. De lejos solo se observa el nombre del político o dirigente público pero no se distingue con claridad la frase aclaratoria: “Estaba esperando la vacuna pero se la aplicó…”.

Entonces, si se los acusa de promover el odio, la grieta o el malestar, rápidamente, pueden excusarse con que esa bolsa mortuoria no era Estela de Carloto sino el que supuestamente murió porque la líder de las Abuelas de la Plaza de Mayo se aplicó la vacuna. Es como tirar una piedra y esconder la mano. 

La disputa por la representación de “los argentinos”

La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, justificó la manifestación con esta frase: “Los ciudadanos que marcharon sienten injusticia, indignación y angustia. Espero que el presidente escuche y le pida perdón a los argentinos”.

El ex presidente, Mauricio Macri, tuvo una expresión similar: “Emocionado y contento de ver como una vez más los argentinos se movilizan, demostrando que no van a permitir los abusos y atropellos del gobierno”.

Mientras Bullrich exige que Fernández les pida perdón a “los argentinos”, Macri, utiliza el mismo recurso para describir a los que concurrieron a la marcha. Los manifestantes van con banderas, gorros y vinchas nacionales para despegarse (y diferenciarse) del concepto de militante o partidario y, de esa manera, abarcar una representación mayor en torno “al ser argentino” que estaría incontaminada de mandatos o directrices políticas actuando en un marco de "libertad ideológica".

Lo cierto es que es quienes se manifestaron tiene inclinaciones politicas y coincidencias ideológicas con el sector opositor al gobierno actual. Aunque eso no es ningun pecado sino mas bien parte de la vida democractica la simbología de las banderas nacionales confunde en nombre de quien se expresan.

La disputa por el concepto de “pueblo” no es nueva ni exclusiva de estas marchas pero para el peronismo, lo popular, tiene que ver con las ideas que representa ese movimiento político y la simbologia es partidaria. En el caso del 27F, se intenta diluir una posición política contraria a la gobernante en una bandera argentina.

 

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento puede ser eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
La imagen que recorrió los medios el fin de semana

Funcionarios relacionados

Ex Ministro
El País
Ex Funcionario
El País
Presidente
El País
Gobernador
Buenos Aires